¿Qué es lo que más le molesta a la gente de los medios de comunicación?

¿Qué es lo que más le molesta a la gente de los medios de comunicación?

En tiempos de mucha pantalla, le preguntamos al organismo que nuclea las quejas y consultas sobre los contenidos audiovisuales que consumimos. Aunque cueste un poco creerlo, la TV sigue entre los más elegidos. Si viste o escuchaste algo que no te gustó, hay una forma de hacerte escuchar.

Victoria Chales

Victoria Chales

Cada uno con una pantalla en la mano, hemos intentado hacer que el tiempo se pase más rápido. En especial en la primera parte cuando todavía estábamos en Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) la tele, el celular o la radio han sido una forma de informarnos y entretenernos más esenciales que en otras épocas.

En medio de un debate sobre las telecomunicaciones, hay un organismo que aunque invisibilizado por la situación sanitaria hace dos meses nombró una nueva titular. Se trata de la Defensoría del público de Servicios de Comunicación Audiovisual que busca "promover el derecho a la comunicación como un derecho humano y no la información como una mercancía", cuenta su actual titular la periodista Miriam Lewin. Es un espacio creado por la Ley de medios que durante el gobierno de Mauricio Macri fue sostenida por sus trabajadores pero acéfala.

En diálogo con MDZ Radio Miriam Lewin nos contó sobre el funcionamiento del organismo y los reclamos que las audiencias más hacen llegar.

¿Cómo funciona y para qué sirve la Defensoría del Público?

Lewin dice que muchas veces es confundida con la Defensoría del Pueblo y que le parece muy importante aclarar que atienden consultas bien distintas. El espacio que ella conduce está dirigido a "cualquier persona que se sienta ofendida, discriminada o invisibilizada por un medio de comunicación o que crea que no recibe contenidos de acuerdo a sus expectativas, o si su operador de cable no está incluyendo a los canales locales de manera accesible".

Todo lo que la persona encuentre en un medio de comunicación, excepto gráfica porque excede su jurisdicción puede reclamar o consultar a la Defensoría del público.

Esto se hace muy fácilmente a través del 0-8000-999-3333 o también hay un formulario que está online en https://defensadelpublico.gob.ar/. Luego, un equipo de expertos en Comunicación analizan la pieza a la que el reclamo hace referencia. La evalúan ellos y los abogados y abogadas de la Defensoría. Se emite una nota a la licenciataria o a la productora, si es externa y se proponen acciones reparatorias. Estas pueden ser un derecho a réplica por parte de la persona que se ha visto ofendida, un taller de sensibilización para los productores del programa o un pedido público de disculpas. Es importante destacar que la Defensoría no multa, no sanciona, no retira licencias.

¿Qué es lo que más reclama la gente?

La periodista relata que aunque sólo asumieron hace dos meses, el número de denuncias se han incrementado sensiblemente. Pasaron de recibir una o dos por día a 35 o 38.

Entre los reclamos más sentidos que la gente ha hecho durante este tiempo, el primero tiene que ver con el acceso a la Televisión Digital Abierta que vive actualmente una suerte de "apagón técnico". "Por lo que se elevó esta inquietud al ENACOM y desde allí se buscará apenas se pueda la reposición de las posibilidades técnicas para que vuelva la TDA".

Luego han crecido enormemente las denuncias relacionadas con la violencia sexista en los contenidos audiovisuales. Pero luego, y esto tal vez pueda o no sorprender, hay un gran número de reclamos relacionados con materiales violentos o no aptos para niños, niñas y adolescentes que en este tiempo de aislamiento están consumiendo mucha más televisión.

Además hay una problemática muy seria y sentida relacionada con la difusión de imágenes no autorizadas. Se obtienen de las redes sociales y luego se replican en otro medio sin ningún tipo de aval por parte de sus dueños.

Finalmente las audiencias han señalado un alto nivel de violencia en noticias policiales, en algunos casos atravesados también por cuestiones de género.

Consumir dióxido de cloro en televisión es “Infodemia”

A razón de la escena que a esta altura, todos vimos, en la que Viviana Canosa consumió dióxido de cloro aseguran que se trataba de una cura mágica para el coronavirus, Miriam Lewin apunta que si bien "la defensoría tiene un objetivo pedagógico, apuntan a un cambio cultural, no a coartar la libertad de expresión, una debe cuestionarse cuáles son los límites de la libertad de expresión". En este sentido remarca que es un acto grave el propagar información falsa en un momento tan delicado como el que estamos viviendo. Así desde la Defensoría se elaboró una campaña para combatir este tipo de hechos que ponen riesgo incluso la vida de la gente.

De cara a las noticias falsas se está trabajando en un Observatorio junto a la agencia Télam y científicos del CONICET para investigar sobre el fenómeno de las fake news. Desde el espacio que representa Lewin consideran que las herramientas para determinar qué noticia es falsa y cuál es verdadera, hay que entender que en términos generales apelan a lo emocional y a lo afectivo, a aquello que queremos escuchar. Esto va más allá de que esa noticia esconda una agenda política determinada, o a veces persiga un objetivo lúdico de poner algo en las redes y ver de qué manera se viraliza, qué potencialidad tiene.

Escuchá la nota completa acá.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?