Se posicionaban como un boom y hoy permanecen a duras penas: la dura realidad de las cervecerías artesanales

Se posicionaban como un boom y hoy permanecen a duras penas: la dura realidad de las cervecerías artesanales

En el inicio de la cuarentena, la Cámara de Cerveceros Artesanales de Argentina, había alertado que la mayoría de las fábricas y bares cerveceros podrían cerrar sus puertas en los siguientes meses. Nicolás Massaccesi, empresario cervecero, dio su opinión en "Sonría, lo estamos filmando".

Nimsi Franciscangeli

Nimsi Franciscangeli

Las cervecerías artesanales venían en auge dentro de la provincia de Mendoza, desde que comenzó la pandemia muchas de ellas tuvieron que cerrar sus puertas, otras atienden con un porcentaje mínimo de clientes, y las menos comenzaron un proceso de reconversión a través del delivery. 

Nicolás Massaccesi, uno de los dueños de la Cervecería 23 Ríos, expresó: "Nosotros estamos trabajando a mitad de capacidad, y viendo día a día que es lo que pasa con la pandemia para ver si seguimos o no trabajando" y agregó: "Nosotros estamos trabajando al 30% de nuestra capacidad de producción, y se dan dos temas, uno es que son los peores meses de consumo de cerveza; y el segundo es que a esto le agregas el factor del Covid. Por tal motivo es muy difícil medir o comparar con cuantos litros reales de cerveza estamos trabajando" afirmó. 

"Estamos trabajando en turnos rotativos entre la fábrica y el bar para no despedir personal" afirmó angustiado Nicolás, quién también detalló: "Los chicos que trabajan con nosotros entendieron que no es un problema nuestro, hay un problema que nos afecta y es algo que no podemos manejar nosotros como PYME". 

El boom cervecero comenzó a caer

"Hay mucha gente que hace cerveza en forma casera, y ellos han dejado de hacerla. Lamentablemente hay pequeñas cervecerías que han dejado de trabajar porque lo primero que se corta es el cliente y luego es una cadena. Ha bajado el consumo además de la fabricación de la cerveza artesanal en Mendoza" recalcó el emprendedor. 

Muchos bares en la provincia han cerrado sus puertas desde que comenzó la cuarentena, ante esta situación Nicolás manifestó: "Esto es lo más triste, porque es el dueño del bar que ha trabajado un montón, que es su pequeño sueño y de un día para el otro tiene que cerrar el bar, cortar los alquileres, cortar los salarios de la gente y es la parte que cuesta ver y es muy triste" sentenció. 

Escuchá acá la nota completa 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?