Ley de teletrabajo: una norma con más errores que aciertos

Ley de teletrabajo: una norma con más errores que aciertos

El especialista económico, Carlos Burgueño, nos detalló los errores de una ley que, a su entender, perjudica al empresario a tal punto que estos no la aplicarían. Nos contó cómo funciona esta modalidad en el resto del mundo.

MDZ Radio

MDZ Radio

En la columna de hoy del economista y periodista Carlos Burgueño, hablamos en detalle de la polémica ley de teletrabajo que el Senado aprobó ayer. Entiende que es una mala regulación, porque no le permite previsibilidad a las empresas. Además, nos contó cómo funciona esta modalidad exitosa en resto del mundo. 

Burgueño opinó que estamos ante una "mala ley". En primer lugar, el especialista entiende que esto es, básicamente, porque "no se escuchó a los empresarios" para diseñarla. "Evidentemente, por lo menos a nivel legislativo -dentro del oficialismo, donde hay mucho kirchnerismo-, estamos en una época combativa contra las empresas: Los empresarios son los malos, a los cuales hay que combatir y frenar sus ímpetus de dominación", completó

Es necesario aclarar que "teletrabajo" es la regulación del trabajo desde casa en épocas normales, no rige para la actualidad. "Eso está bien", dijo Burgueño. "También es positivo que te respeten tu horario laboral, es decir, la posibilidad de desconectarse cuando finalice tu jornada laboral, tomarte un tiempo para comer; las mismas condiciones que tenés en una oficina, las debés tener en tu casa", expresó.

Para Burgueño, la ley no va a funcionar porque no se escuchó a los empresarios para diseñarla.

Por otro lado, continuó explicando el especialista, mediante esta ley "al empleado no le pueden pagar menos por no ir a la oficina y debe estar de acuerdo con hacer trabajo a distancia, es decir, el contratado tiene la posibilidad de exceptuarse de esa modalidad". Para Burgueño, esto ya no le permite previsibilidad a las empresas, porque le impide a la corporación tomar una decisión definitiva.

Sobre la provisión de los elementos de trabajo, "el error es que la ley no especifica qué debe darle la empresa al empleado". Ante esto, el economista planteó un interrogante: "si la empresa te paga Internet, ¿te la puede desconectar cuando finalice tu horario laboral? y más dudas, ¿la empresa te tiene que instalar en tu casa un escritorio para que vos trabajes?". "La Letra no precisa nada de esto", dijo en MDZ Radio.

Respecto de la posibilidad de que luego las especificaciones se hagan mediante los convenios colectivos de trabajo, Burgueño dijo que "los convenios de Argentina no se modifican desde la década del 50, ¿los van a cambiar por esto?". Ante lo detallado, el economista concluyó en que esta ley "deja muchos grises y es punitiva sobre las empresas. O sea, que los más probable es que las empresas desistan de aplicar esta alternativa". 

El economista entiende que "hay muchos empleados que tienen dos trabajos, uno en relación de dependencia y otro como autónomos, para esa gente creo que esto puede servir, pero para el resto no. No funciona tampoco para los empleadores, que no podrían optar porque sus empleados estén parte del tiempo en las oficinas y parte en sus casas". "Esto es porque la ley se aprobó rápido y no los escucharon", sentenció.

¿Cómo funciona el mundo con el teletrabajo?

Burgueño detalló que hay empresas en el resto del mundo que ya están aplicando esta modalidad. A partir de ella, reducen drásticamente, casi a la mitad, los costos (como alquiler, infraestructura, etc). Como consecuencia, cuenta Burgueño, que no han tenido ningún problema en proveer computadores, escritorios y demás elementos a sus empleados.

Muchas de esas empresas, según detalla el economista, una o dos veces por semana se reúnen en una sala de modo presencial. "Esa posibilidad de combinar una parte del tiempo en una oficina y otra en una casa, no está habilitado por nuestra ley", finalizó.

Si querés escuchar la columna completa, hacé clic acá.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?