Docente desesperada: "Los niños no tienen para comer"

Docente desesperada: "Los niños no tienen para comer"

Habló en el programa Uno Nunca Sabe, luego de que detalláramos el plan del Gobierno para que los docentes acceden a una computadora, a través de un crédito. "No pasa por una computadora, cuando los niños no tienen qué comer", dijo. En esta nota, el testimonio completo.

MDZ Radio

MDZ Radio

En el programa Uno Nunca Sabe, habló Iris López, directora de la escuela René Favaloro de Luján de Cuyo. Mandó un mensaje a la radio contando una cruda realidad: envían bolsones de comida para garantizar que los chicos que no están yendo puedan comer. "Niños con hambre no pueden aprender"; dijo.  

"Soy directora de una escuela de Luján, en este momento estoy saliendo de mi casa para ir a entregar bolsones de mercadería. Esto es lo que no debe pasar: debemos garantizar educación, salud y que los pequeños coman. Me parece que no va por una computadora, tenemos que cuidar a nuestros niños de alguna manera. Esto no puede pasar, no tienen para comer", rezaba el mensaje que pasamos en el aire de MDZ Radio.

A partir de allí, la producción del programa se comunicó con Iris, quien nos detalló una lamentable realidad que viven día a día: "La DGE creo que ha repartido el presupuesto de la merienda que nos trían a la escuela día a día, imagino, en una cierta cantidad de bolsones para que le demos a los papás de la institución". "Pero como no alcanza para todos, nuestros docentes todos los meses colaboran con mercadería, principalmente leche, y armamos otros bolsones", completó.

Según explicó la directora, la DGE cubre menos e la mitad de las necesidades de los chicos de este colegio: "Recibimos 107 bolsones y tenemos aproximadamente 300 familias, que por supuesto no todas lo necesitan. Nosotros le damos a las más carenciadas". "Pero también considero que la escuela no debería hacer este trabajo, lo debería hacer Desarrollo Social y evaluar qué familias realmente lo necesita", completó.

Más conmovedores detalles

En una radiografía general de la institución, su directora explicó que se trata de una escuela rural, que tiene 657 alumnos. "Muchas de nuestras familias trabajaban en las fincas o con changas y por la pandemia no lo pueden hacer", detalló. Completó este panorama explicando que "todos los días alumnos nos escriben para decirnos si no tenemos algún bolsón que haya sobrado para darles, entonces tratamos de colaborar de modo particular".

Pero no sólo mercadería es lo que donan los propios maestros: "En este momento tengo el auto cargado de ropa, porque hace mucho frío. Tenemos también otras carencias". Ante esto, la directora hizo marcó una salvedad, ya que "cuando hablamos de educación, debemos tener en cuenta que no pasa solamente por dar clases. La educación pasa por tener un chico que esté alimentado, sino no puede aprender". "Un chico que tiene hambre no puede aprender", enfatizó.

Por eso, "cuando se dice que los docentes no estamos trabajando o nos quedamos en nuestra casa, debemos aclarar que tenemos otra realidad: tenemos niños que no tienen conectividad y nosotros una o dos veces por semana nos acercamos a llevarles las tareas", explicó López. "Los docentes están trabajando mucho", completó.

Por otro aldo, los docentes del colegio René Favaloro también están atravesando un momento difícil: "Cuando tenemos reuniones virtuales, hay maestras que deben salir corriendo a la casa de un hermano o de un amigo, porque tampoco tienen conectividad en sus casas". "No la están pasando bien los docentes", remató.

Respecto de la educación, se mostró optimista pese a esta lamentable realidad que están atravesado: "El grado más difícil fue primero, el interrogante fue cómo hacemos para alfabetizar a un niño que sólo estuvo 2 semanas con su maestra. Para esto, hemos tenido mucha ayuda de las familias y de la comunidad de la Escuela. Ha sido increíble". Gracias a esto, la docente resaltó que "hemos tenido resultados muy positivos".

En referencia a esta última declaración, López resaltó el trabajo de una educadora en particular, la "maestra Mati". Ella es la que ayuda a los niños con dificultades y, según nos contaba al aire, en tiempos de pandemia corre de una casa a otra para explicarle a través de una ventana a los chicos. "En muchos casos tenemos que llevarles la tarea a la casa, explicarles de lejos y volver", concluyó. 

La nota completa, podés escucharla haciendo clic acá.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?