¿Y ahora qué daños psicológicos nos van a quedar?

¿Y ahora qué daños psicológicos nos van a quedar?

José Alberto Muñoz, psicólogo y presidente de la Federación de Psicólogos de la República Argentina nos comentó qué desde su punto de vista el aislamiento no debió haber sido social, sino un distanciamiento. Dijo que los más perjudicados fueron los adultos mayores que hoy están más decrépitos.

MDZ Radio

MDZ Radio

En el programa Uno Nunca Sabe hablamos con José Alberto Muñoz, psicólogo y presidente de la Federación de Psicólogos de la República Argentina, para realizar un balance de este particular 2020, desde lo emocional. Dijo que la hay dos patologías que se están viendo con mayor frecuencia en los consultorios.

"Cada uno de nosotros tuvo una respuesta distinta a esta crisis", comentó Muñoz. "Como sociedad la pandemia nos trajo un elemento sobre el que ninguno de nosotros sabía nada, entonces nos puso frente a la falta, a la incertidumbre total. Es decir que no sabíamos a qué nos enfrentábamos", detalló.

A partir de esto, se pueden generar diversas emociones negativas, algunas "normales" y otras no tanto. ¿Cómo saber que vivimos experiencias de las que es necesario ocuparse? Básicamente, según el psicólogo, hay dos indicadores: cuando dejamos de hacer cosas que nos gustaban por miedo y el otro es cuando nos cuesta dormir bien.

Hay que tener en cuenta que la ansiedad provoca problemas para conciliar el sueño o insomnio. De hecho, "están muy de moda los trastornos de ansiedad, por las características sociales en las que nos estamos desarrollando", comentó Muñoz. Otra de las problemáticas que se ve en el consultorio es la depresión.

Aquello, según el psicólogo, se debe a que "le pidieron muchas cosas a la población, pusieron las varas muy altas. y fue necesario revisarlas porque sino era una sobreexigencia y terminaba desgastando". Viendo a la distancia los efectos que provocó esta pandemia, Muñoz reflexionó en que "el aislamiento nunca debió ser social, tenía que ser un distanciamiento físico, pero no social".

Por aquello es que, por ejemplo, "los abuelos que iban al centro de jubilados, hoy están más decrépitos y más cercanos a lo que entendemos por vejez", concluyó. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?