"Dicen que tuve un bebé": historias de mujeres que fueron encarceladas por abortar

"Dicen que tuve un bebé": historias de mujeres que fueron encarceladas por abortar

Tres abogadas realizaron una investigación para saber cuántas mujeres en nuestro país son encarceladas por un evento obstétrico como un aborto espontáneo. En plena discusión sobre la interrupción voluntaria del embarazo, siete historias documentan los callejones más oscuros de la justicia.

Victoria Chales

Victoria Chales

No hay uno sólo. Hay varios proyectos para la despenalización de la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE). Alberto Fernández presentó uno nuevo que, aunque guarda similitudes con el que se discutió en el 2018, trae algunas novedades.

Mientras la polémica vuelve a las casas y al Congreso, algunas historias muestran un sistema convencido de que puede decidir por las mujeres.

"Dicen que tuve un bebé: siete historias en las que el sistema judicial encarcela mujeres y a casi nadie le importa", es un libro recientemente presentado en la Universidad Torcuato di Tella. Se trata de una investigación profunda que realizaron María Lina Carrera, Natalia Saralegui Ferrante, Gloria Orrego-Hoyos. Son tres abogadas que se preguntaron si realmente hay o no mujeres presas por abortar.

El caso de Belén en Tucumán fue ampliamente difundido. Una mujer que estuvo presa 29 meses por un aborto espontáneo. Este caso disparó también un libro, "Somos Belén", cuya presentación acompañó quien hoy es el presidente. En "Dicen que tuve un bebé" se amplía esa a otras historias. "Son muchas las mujeres en esta situación pero elegimos estas porque nos parecieron muy representativas", señaló María Lina Carreras en conversación con MDZ Radio.

Una investigación que arrancó por los trascendidos periodísticos, pero que visitó expedientes y entrevistó a las protagonistas. La historia casi siempre se repite. Una mujer embarazada, un hecho obstétrico que no pudo controlar, la criminalización de esa mujer y una condena injusta. "Son muchas las mujeres que fueron condenadas por simplemente haber sufrido un aborto espontáneo".

"El primer caso que identificamos fue el de Patricia a través de una noticia periodística que decía que una mujer fue condenada por un aborto de un feto de cinco meses", en San Martín, provincia de Buenos Aires. Ese fue el disparador para que indagaran a ver dónde más sucedía. "Esto pasa en todo el país, no es un asunto propio de una región en específico".

Cuando una mujer llega a un hospital pidiendo ayuda con dolor por una pérdida o por haber ya sufrido el aborto espontáneo. ¿Cuál es el primer eslabón para convertir ese hecho obstétrico en un crimen?. "Hay muchas causas, pero en general ese primer eslabón es personal de salud en hospitales públicos que rompen la confidencialidad con su paciente". Una de las historias es la de Yamila, una chica embarazada en Rosario que se descompone en la casa de sus padres. Ella sufrió un aborto espontáneo y se desmayó. "El padre la lleva al hospital porque se estaba desangrando. El médico cuando ve al padre llegar con Yamila y el feto lo primero que le pregunta es si se había tomado algo o si se había pinchado con algo". No la revisa, sólo le repite esas preguntas. De hecho "en la historia clínica quedó finalmente consignado -explica Carrera- que se trató de un aborto espontáneo". El médico le dijo al padre de Yamila que tenía que ir y hacer la denuncia. "El padre la hizo sin saber las consecuencias que tendría eso para la vida de su hija". Este caso implicó que Yamila fuera "presa durante muchos años hasta que finalmente fue absuelta en instancia de Cámara por un acuerdo entre fiscalía y defensa".

En el proyecto de IVE presentado por Alberto Fernández, hay un elemento que podría traer luz sobre estos casos. La creación del delito de negligencia en caso de que se obstaculice el acceso a la interrupción del embarazo y esto pusiera en riesgo la salud de la persona gestante. Para María Lina Carrera, una de las autoras de la investigación que dio el libro no sería esto suficiente sino que haría falta una "fuerte capacitación en los agentes de Salud y en las agencias judiciales sobre este tema". "Hay un engranaje un poco confuso  sobre el que estamos investigando. Es el secreto profesional entre médico y paciente que es lo que muchas veces no sólo obstaculiza la práctica de un aborto, sino que además es desde dónde surge la denuncia".

Escuchá la nota completa y enterate de las otras historias acá.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?