Dormir mejor: la medicación con la que todos lo intentan

Dormir mejor: la medicación con la que todos lo intentan

Los trastornos de sueño son más frecuentes de lo que imaginamos. Existen algunos que no son considerados como tal y por lo tanto, no se tratan. La importancia de identificarlos y no automedicarse.

MDZ Radio

MDZ Radio

Los trastornos de sueño son un grupo de afecciones que impactan en nuestra calidad de vida y en nuestro rendimiento diario. Existen diferentes trastornos de sueño y se los puede clasificar de acuerdo al síntoma principal que lo caracteriza, siendo estos algunos de los más comunes:

  • Insomnio: dificultad para conciliar o mantener el sueño.
  • Apnea del sueño: trastorno respiratorio caracterizado por una pausa respiratoria.
  • Síndrome de las piernas inquietas: es un trastorno que causa una sensación incómoda y un impulso a mover las piernas cuando la persona intenta dormirse.
  • Narcolepsia: es una alteración caracterizada por ataques de sueño durante el día.
  • Bruxismo: se da en personas que rechinan los dientes durante la noche.
  • Parasomnias: dentro de este grupo se encuentran las pesadillas, el sonambulismo y los terrores nocturnos.

Es importante mencionar que los trastornos de sueño se pueden tratan de manera efectiva, en la medida que sean estos diagnosticados correctamente.

La medicación debe ser siempre indicada por un médico y la selección del fármaco debe ser individualizada, ya que la dosis y el tipo de fármaco va a depender de la patología en cuestión, la persona a tratar y de la necesidad clínica.

Las más utilizadas por la población general son las benzodiacepinas, y entre las más conocidas podemos mencionar: clonazepam, lorazepam, alprazolam y diazepam, las que tienen distintas propiedades entre las que destacan las ansiolíticas, las miorrelajantes y las hipnóticas.

Muchas de estas drogas se adquieren sin una indicación precisa, y producen efectos colaterales que pueden pasar inadvertidos y si no son reconocidos adecuadamente, ser atribuídos a otras causas.

Por eso nos parece importante informar que cuando se indica un fármaco, una de las consideraciones que tiene el médico tratante es saber cuál es el periodo de acción del mismo, es decir cuánto va a durar su efecto,

Hay fármacos que tienen un periodo de acción superior a las 8 hs. y  si no se usan de manera adecuada pueden causar efectos residuales y alterar las funciones cognitivas, el grado de alerta o atención, las funciones motrices e inclusive pueden producir  somnolencia durante el día aumentando el riesgo de accidentes de tránsito, accidentes domésticos y laborales.

Y como cada persona necesita una medicación acorde a su problema, es fundamental evitar automedicarse y no tener dudas de que hay que consultar con un médico antes de elegir uno que tomar.

Dra. Griselda Castellino - Dr. Matías Roby

Contacto: sueñomendoza@gmail.com

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?