Javier Remón, el viajero que se convirtió en el argentino número 27 en hacer cumbre en el Everest

Javier Remón, el viajero que se convirtió en el argentino número 27 en hacer cumbre en el Everest

Llegó a la cima de la montaña más alta del Planeta Tierra el 12 de mayo y fue documentando cada día vivido de esta hazaña en su cuenta de Instagram.

MDZ Trip

Javier Remón lo dejó todo para cumplir su gran sueño: alcanzar la cima más alta e imponente del mundo. Logró convertirse en el argentino número 27 en hacer cumbre en el Everest, el 12 de mayo.

La historia de Javier comenzó hace bastante tiempo atrás, el nació en Bariloche, se mudó a Buenos Aires donde ejerció como abogado y fue en un viaje que realizó a Alemania para competir en el Mundial de Kayak Polo que decidió quedarse en Europa y recorrer.

Así fue que este viajero recorrió diversos destinos del mundo, hasta encontrar aquel que sintió su hogar, África. "Con el tiempo dejé de estar en Europa y pasé a estar entre 9 y 11 meses en África", cuenta a Filo News. Al llegar trabajó para empresas encargadas de hacer tours de rafting y luego descubrió uno nueva pasión hacer safaris culturales y fotográficos.

argentino Everest
Foto: Instagram @javierremonsafaris
argentino Everest
Foto: Instagram @javierremonsafaris

Javier se dedica a llevar viajeros por más de 19 países en África. Ver animales, subir montañas, visitar tribus, bucear, ir a playas paradisíacas son algunas de las actividades que realiza a diario.

Siempre estuvo en contacto con la naturaleza y los deportes aventura y, al haber vivido en Bariloche rodeado de montañas, confiesa que la idea de subir el Everest "siempre estuvo dando vueltas en la cabeza -y agrega- yo creo que a cualquier aventurero le interesa llegar al punto más alto de la tierra”.

Así vivió la gran travesía

argentino Everest
Foto: Instagram @javierremonsafaris

Javier fue documentando cada día vivido en el Everest a través de fotos y videos en su cuenta de Instagram @javierremonsafaris. Allí relata en detalle toda la experiencia, los logros, dificultades, personas que conoció, sus miedos, y por supuesto, el día que hizo cumbre.

El aventurero se vio amenazado por el cierre de la zona: a causa de los contagios de Coronavirus en Nepal. Sin embargo, nada impidió que emprendiera su misión. Luego de cuatro semanas aclimatándose en la base del Monte Everest, Javier ya estaba listo para dar el gran paso: comenzar a subir hacia los campamentos que lo llevarían a la cumbre.

argentino everest
Foto: Instagram @javierremonsafaris
argentino Everest
Foto: Instagram @javierremonsafaris
argentino Everest
Foto: Instagram @javierremonsafaris

El día inolvidable que hizo cumbre lo compartió así en su cuenta de Instagram:

"DIA 33.- Estoy muy contento. Es un sueño hecho realidad!!! He pisado la cumbre del Everest, el punto más alto de la tierra. La ascensión fue dura, especialmente el último día. Empezamos a atacar la cumbre a las 21hs, fueron 17 horas durante las cuales lo di todo: iba con la máscara de oxígeno pero igual faltaba el aire, se me congelaban los dedos de los pies, el cansancio se hacía notar y por momentos me temblaban las piernas, pero había que seguir, hasta llegar a los 8.848 metros. Para luego bajar".

argentino Everest
Foto: Instagram @javierremonsafaris

Javier contó en un video a Filo News que cuando llegó a la cumbre fue un momento muy especial y se quedó 10 minutos mirando a su alrededor, contemplando el paisaje desde la cima. A pesar de su cansancio y la emoción que lo desbordaba Remón recordó llevarse un recuerdo de su gran travesía. “Agarré la bandera argentina, el banderín de mi compañía de safaris y aproveché para sacar unas fotos”.

El Everest y sus dificultades

Las últimas cifras disponibles indican que solo 4.833 lograron hacer cumbre en el Everest, Javier es el argentino número 27.  Hasta 2017, 288 murieron intentando llegar a los 8.848 metros sobre el nivel del mar que ostenta la cima de la montaña en la cordillera del Himalaya.

Los peligros varían según la zona en la que se encuentren los escaladores, ya que pueden encontrarse temperaturas extremas donde la nieve se congela y se vuelve resbaladiza, pero también los vientos superiores a 130 k/h pueden complicar las expediciones. Asimismo, la baja presión atmosférica por la altitud complica la respiración, por lo que algunos montañistas suelen subir con máscaras y tubos de oxígeno.

Mira como dejaba Javier el campamento base del Everest

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?