“La isla siniestra” de Leonardo DiCaprio existe y podrías visitarla

“La isla siniestra” de Leonardo DiCaprio existe y podrías visitarla

A más de 10 años de su estreno, “La isla siniestra” mantiene su vigencia.

MDZ Trip

La isla siniestra” es uno de los grandes thrillers de los últimos años. Misterio, terror y un final inesperado son algunas de las virtudes de esta obra de ficción protagonizada por Leonardo DiCaprio. Para sorpresa de sus fanáticos, la isla donde fue filmada es real y podrías visitarla. Habiendo visto la película… ¿te animarías a hacerlo?

Tal como se observa en la obra de Martin Scorsese, la isla es pequeña y se ubica en un punto del planeta que hace de la misma un lugar frío e inhóspito, un tanto alejado de la civilización. Es por esto que se suma a la lista de destinos donde se filmaron algunas de las mejores películas de terror y suspenso.

Se trata de la Isla de Peddocks, una de las más grandes de la zona portuaria de Boston. Perteneciente al estado de Massachusetts, su territorio se divide entre la defensa militar Fort Andrews, la cual ya no se encuentra en funcionamiento, y una serie de cabañas de propiedad privada.

¿Qué se puede hacer en “La isla siniestra”?

Una de las mejores formas de llegar a la Isla de Peddocks es a través de un ferry. En cuanto a los lugares donde quedarse, además de las cabañas también hay un camping.

De acuerdo con lo que se observa en Tripadvisor, sobre un total de 26 opiniones "la isla siniestra" posee una calificación de 4.5 sobre 5. Aunque no dispone de muchos lugares para visitar, sí ofrece la posibilidad de conectar con la naturaleza, ya sea mirando las estrellas de noche o bien apreciando la gran biodiversidad de la zona.

Aves, ciervos y pavos dan prueba de esto. Además, la Isla de Peddocks cuenta con algunas edificaciones que, para quienes han visto la película de Leonardo DiCaprio, quizás resulten familiares.

Isla de Peddocks: ¿es tan “siniestra” como parece?

Si bien es cierto que para muchas escenas se utilizaron tecnologías de efectos especiales, como por ejemplo la famosa “pantalla verde”, gran parte de los escenarios naturales de la isla se observan intactos. Es por este motivo que, al día de hoy, se los puede apreciar de la misma forma en que aparecen en la película.

Es que la obra dirigida por Martin Scorsese está situada en 1954, por lo que dichos efectos fueron necesarios más que nada para la reconstrucción de algunos escenarios interiores y para la realización de escenas de riesgo, como la que sucede en el acantilado.

Lo que sí parece mantenerse es el efecto tétrico y amenazante del lugar. ¿O será una sensación que transmite la propia película? La única forma de resolver esta duda es visitando la Isla de Peddocks. Mientras tanto, se puede seguir disfrutando de esta maravillosa obra cinematográfica.

 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?