Cómo hacer un quitaesmaltes casero con azúcar o vinagre

Cómo hacer un quitaesmaltes casero con azúcar o vinagre

Deja de estropear tus manos con productos irritantes, abrasivos y químicos ¡Aprende a preparar tu propio quitaesmalte casero en simples pasos!

MDZ Femme

MDZ Femme

El quitaesmalte casero es más fácil de hacer de lo que piensas. Si eres de las que la pandemia les abrió el mundo nuevo de hacer productos caseros y además gustas de cuidar tus manos ¡Esta nota es para ti!

Quitaesmaltes casero: una solución 100% natural

El ritual de la manicura es algo tan disfrutable como vinculado a la higiene y los cuidados. Nada más lindo y placentero que charlar con una amiga mientras limamos y esmaltamos las uñas, pero además, sabemos que tener las manos arregladas habla de prolijidad y salud ¿tenerlas perfectas? ¡Para eso hace falta un buen quitaesmaltes casero!

Seguramente has incursionado alguna vez en la cosmética casera y si no, es tiempo de que lo hagas. Los beneficios son múltiples ya que además de gastar menos, cuentas con que no colocaras en tus uñas ninguna sustancia química, demasiado fuerte que las pueda debilitar. 

Tener las manos arregladas, sanas y cuidadas es clave para sentirse bella.

Cómo preparar tu quitaesmalte con lo que ya tienes en casa

Hay distintas maneras de fabricar un quitaesmalte en casa, usando diversos materiales. Pero las formas más simples llevan pocos ingredientes. 

Ingredientes: 

  • 2 cucharadas de alcohol etílico
  • 1 cucharada grande de azúcar blanco
  • 1 algodón

Preparación:

Para obtener tu quitaesmalte casero, solo debes mezclar el azúcar blanco con el alcohol y removerlo en un bol para que se integren por completo, una vez conseguido esto, y antes de que el azúcar se disuelva totalmente, moja un trozo de algodón y aplícalo en la uña. 

Verás como en 10 segundos y gracias a algunos movimientos circulares que hagas, el azúcar eliminará el esmalte gentilmente, ablandando sin irritar ni resecar la uña

Otra opción para tu quitaesmaltes casero

También puedes hacerlo con vinagre blanco y jugo de limón, pero en este caso el quitaesmalte casero es un poco más fuerte. Ocurre que el vinagre es lo que reemplaza a la acetona, lo que normalmente se usa para fabricar el quitaesmaltes

En este caso, el vinagre que es un ácido acético actúa en su reemplazo y aunque es más parecido al producto comercial, sigue siendo un producto más natural y gentil con la uña. El jugo de limón, por otra parte, también es rico en ácido y por eso colabora a disolver el esmalte y ablandarlo, para que se desprenda, en forma más natural. 

Para obtener esta segunda versión de quitaesmaltes casero mezcla en un recipiente la misma cantidad de vinagre blanco que de jugo de limón y deja que los dos ingredientes se integren. Luego, aplica con la ayuda de un algodón sobre la uña y una vez empapada, haz movimientos en círculo. 

Lo mejor de esta opción es que colabora al brillo de las uñas, ya que cualquiera de estas dos versiones de quitaesmaltes casero restituye el equilibrio de uñas dañadas y las hace “descansar“ de tantos químicos producto de los adorados rituales de manicure. 

¡Atención! Esta información se publica a título informativo y de ninguna manera reemplaza la opinión de un profesional. Antes de aplicar cualquier producto sobre tu piel o uñas, consulta con tu dermatólogo/a de confianza.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?