Cómo hacer tu propia agua micelar refrescante: barata y sin químicos

Cómo hacer tu propia agua micelar refrescante: barata y sin químicos

Una preparación sencilla que te permitirá disfrutar aún más de la rutina de cuidado de la piel. Fácil de preparar y súper útil.

MDZ Femme

MDZ Femme

El agua micelar es un líquido a base de agua con poderes limpiadores. Solemos verlo en los escaparates de farmacias, perfumerías y otras tiendas que los ofrecen de distintos tipos: en base a agua de rosas, con propiedades reequilibrantes, algunos con más químicos que otros. Pero hay una constante y es su valor elevado.

Los ingredientes de una preparación casera pueden variar, existen varias recetas con propiedades distintas. Fuente. Cuidado y Estilo. 

Su valor económico es aún más elevado si el objetivo del cuidado facial es mantenerlo en el tiempo: al menos gastamos un pote cada mes y medio ¿Verdad? 

Sin embargo, existe una manera más natural, práctica y económica de cumplir con tu rutina beauty care y no caer en excesos a la hora de adquirir productos cosméticos: hacer tu propia agua micelar en casa, a través de simples pasos que ahora te contamos. 

Agua micelar: ventajas de prepararla casera

Teniendo en cuenta que el agua micelar es un producto estrella, podemos repasar algunas ventajas: es el producto cosmético más adecuado para higienizar y desmaquillar la piel del rostro sin irritarla. Capaz de hidratar y humectar, no es necesario enjuagar. 

El agua micelar se vuelve de esta manera una combinación ideal de agua purificada e ingredientes hidratantes, suaves y gentiles con la delicada piel del rostro para restablecer el equilibrio producido por los factores externos, el maquillaje y el sebo producido de forma natural. 

Lo más importante es que respeta la barrera protectora natural de la piel, sin romperla, dañarla ni dejarla expuesta. Se llama agua micelar porque en apariencia se parece al agua pero contiene micelas: pequeñas moléculas que atraen tanto el aceite como la suciedad. Por ello es capaz de extraer impurezas de la piel del rostro.

Una de sus principales ventajas es que no contiene alcohol, por lo cual cuando se lo aplica no pica, no reseca ni irrita. Ahora que conoces el maravilloso mundo de este líquido cuasi mágico, prepará tu propia agua micelar en casa de la manera más fácil tomando nota. 

Ingredientes:

  • 50 g de agua destilada
  • 20 g de hidrosol de rosa (debe ser destilado puro)
  • 5 g de glicerina vegetal
  • 20 g de hamamelis con áloe vera
  • 3 g de aceite de argán
  • 0.4 g de aceite de geranio

Preparación:

Antes de empezar, asegurarse de estar utilizando elementos, utensilios y recipientes bien secos y limpios. Luego, que las medidas de los ingredientes sean exactas en cantidades ya que es clave cumplir con ello. Ahora, sí. Empezamos. 

Poner todos los ingredientes en una botella limpia de vidrio de unos 100 ml. Cerrar la botella y agitarla bien para que cada uno de los ingredientes naturales se integre ¡Y listo!

No hace falta macerar ni cocinar. Lo importante es que al aplicarlo lo hagas sobre el rostro sin frotar con ayuda de un disco de algodón o una bolita de algodón común embebida en el agua micelar casera. 

Estarás llevando limpieza, hidratación y emolientes a tu piel sin necesidad de gastar ni de llenarla de químicos que figuran diminutos en una etiqueta trasera. 

Mejor, imposible. ¿Qué estás esperando?

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?