Aceite de almendras para cuidar y alargar tus pestañas: lo que no debes hacer

Aceite de almendras para cuidar y alargar tus pestañas: lo que no debes hacer

El aceite de almendras está entre los favoritos para cuidar las pestañas pero ¿lo usas correctamente?

MDZ Femme

MDZ Femme

Muchas personas nacen con pestañas naturalmente tupidas, fuertes y largas, pero si no es el caso esto puede solucionarse con un sencillo remedio casero: el aceite de almendras

Claro que tenerlas sanas y perfectas implica que estos cuidados se realicen de manera correcta. Hay errores frecuentes que puedes evitar fácilmente leyendo esta guía para la aplicación del aceite de almendras.

Fuente: Healthline

Errores frecuentes al utilizar aceite de almendras para pestañas

Este aceite esencial tiene una multiplicidad de aplicaciones terapéuticas por sus cualidades hidratantes, reparadoras, protectoras, fortalecedoras y emolientes. 

El aceite de almendras es por eso muy utilizado para nutrir y mantener fuertes las pestañas pero también para otras áreas de la piel, e incluso, para las cejas.

Según los expertos el aceite de almendras está lleno de antioxidantes, vitaminas, grasas monoinsaturadas, Omega 3 y 6 y ácido oleico.

Por eso, junto con el diseño, el recorte y la limpieza con jabones neutros de cejas y pestañas, el aceite de almendras se impone como uno de los cuidados esenciales más efectivos para la zona. 

Fuente. El Universal

No obstante, habrá que tener cuidado de no aplicarlo dentro del ojo. Es correcto utilizar aceite de almendras en el nacimiento de las pestañas y a lo largo de ellas, pero para hacerlo, habrá que dosificarlo bien. 

Esto no se hace con el gotero con el que suelen venir los aceites puros, sino que se debe embeber un disco de algodón o hisopo con el que colocar el aceite de almendras. De esta manera se evita el derrame y el accidente de que pueda caer dentro del glóbulo ocular. 

Otro de los errores frecuentes al utilizar aceite de almendras para cuidar las pestañas es mezclarlo con agua. El aceite se usa puro y no necesita ser más ligero para ser embebido en algodón o hisopo. 

De mezclar un aceite, siempre será con otro: por ejemplo para masajes se usa la combinación del de almendras con el de árnica. O para tratar estrías se fusiona también el de almendras con ¾ de aceite de rosa mosqueta. 

Además, habrá que evitar los extremos: usar el aceite de almendras con demasiada frecuencia o ninguna. El uso correcto es el regular: una vez por semana y con constancia. Esto es porque sus efectos son paulatinos, no inmediatos y hay que sostener en el tiempo la conducta para ver resultados.

Fuente. Vogue

El más frecuente de los errores es elegir el aceite terapéutico sólo por disfrutar del aroma. Un aceite esencial puede darnos mucho más si nos enfocamos en sus beneficios. 

Existe un aceite para cada tipo de cuidado y aunque sin dudas el de almendras y las pestañas son una apuesta segura, la utilidad de éste va más allá. Colmarte de información y luego combinarlos para conseguir los objetivos buscados es la idea. 

Lo mejor es que es un cuidado económico, práctico y que puede tomarse pronto como un hábito más. 

¿Conocías el aceite de almendras y cómo utilizarlo correctamente? 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?