Ayuno intermitente: ¿sirve para llegar al verano?

Ayuno intermitente: ¿sirve para llegar al verano?

Para entender esta tendencia que crece a pasos agigantados, dialogamos con Dra. Paola Urrutia, miembro de Bionut Obesidad.

Muriel Del Barco

Muriel Del Barco

Porque cada vez son más los jóvenes que para "llegar al verano" optan por el famoso ayuno intermitente. ¿Pero es realmente efectivo?

Para entender qué es lo que hace en nuestro cuerpo, dialogamos con la Dra. Paola Urrutia, miembro de Bionut Obesidad. "El término ayuno intermitente hace referencia a una ingesta calórica reducida de forma intermitente. Esto puede variar desde varias horas durante el día hasta un período completo de 24 horas. Se puede realizar por motivos religiosos, como durante el Ramadán o Yom Kipur, o por motivos de salud, principalmente enfocada en la pérdida de peso", explicó la profesional. 

Si bien actualmente el ayuno intermitente está siendo muy difundido por los medios, "no cuenta aún con la suficiente evidencia científica para indicarlo a toda la población, ya que la realización del mismo depende mucho de la conducta de cada persona", agregó.

Es que debido al período prolongado de inanición, puede generar más ansiedad produciendo en la ventana alimentaria (el momento en donde se indica comer) atracones, perjudicando aún más el metabolismo. Al tener varias horas de ayuno sobrepasando el ayuno fisiológico generado durante las horas de sueño, se provoca la activación de ciertas sustancias metabólicas como la grelina involucrada en el apetito disminuyendo las señales de saciedad, volviendo más difícil el control sobre las porciones en las comidas.

"Si bien en este tipo de alimentación la cetosis no es el objetivo, algunos planes de ayuno intermitente pueden generarlo, esto debido a que transcurridas más de 12 horas de ayuno las reservas de glucógeno en el hígado se agotan, por lo que la energía se obtiene de la lipólisis del tejido adiposo que produce más ácidos grasos y glicerol, contó la Dra. 

Es que los ácidos grasos libres se transportan al hígado donde se oxidan a β-hidroxibutirato y acetoacetato. Se convierten en energía a través de la beta-oxidación, es decir se obtiene energía a través de la combustión de los ácidos grasos. Generalmente, este proceso implica un aumento de los ácidos grasos circulantes y otros cambios relacionados con el metabolismo de la glucosa y los ácidos grasos. En aquellos regímenes que no impliquen un verdadero ayuno, el mecanismo descrito anteriormente no se activa y presumiblemente el mecanismo de acción es simplemente una disminución de la ingesta calórica.

¿De qué se trata la construcción de "llegar al verano"? ¿Por qué deberíamos erradicarla?

Cada vez se reflejan en publicidad más opciones prometedoras de descenso rápido de peso como es la “Operación bikini”, un plan de alimentación organizado con alto contenido en proteína y fibra, acompañado de programas de actividad física, en donde ofrecen un descenso en 30 días. Cuando, en realidad, la alimentación saludable y la actividad física regular deberían durar todo el año. Es así como podemos mantener un peso adecuado, ya que si seguimos con la estructura mental de realizar períodos de “dieta” nunca podremos mantener un peso saludable sometiéndose nuestro organismo a un vaivén de cambios.

"Durante el verano es importante no cambiar nuestros horarios en la ingesta de comida, tener una alimentación equilibrada y balanceada, tratando de mantener una organización durante el día, evitando saltear comidas, realizando ingestas cada 3 a 4hs y aportando una cantidad suficiente de líquido para mantenernos bien hidratados", advirtió la Dra.

 

 


 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?