El cáncer de ovario: un enemigo silencioso y muy frecuente en mujeres

El cáncer de ovario: un enemigo silencioso y muy frecuente en mujeres

El 8 de mayo se conmemora el Día Mundial contra el Cáncer de Ovario, una fecha establecida para generar conciencia sobre esta enfermedad. Se trata del 8vo cáncer más frecuente y el segundo tumor ginecológico más letal a nivel mundial y en Argentina.

MDZ Femme

¿Sabías que las tasas de cáncer de ovario son más altas en mujeres de 55-64 años? La mayoría de las mujeres con este tipo de cáncer son diagnosticadas entre las edades de 45-84 años, siendo menos frecuente en las menores de 45 años.  La media de edad a la que las mujeres son diagnosticadas con cáncer de ovario es de 63 años.

Son varios los factores de riesgo asociados al cáncer de ovario, entre ellos: historial familiar (familiar de primer grado con cáncer de ovario); historial reproductivo (menstruación temprana, menopausia tardía, menos embarazos); predisposición genética (Mutación en la reparación del daño del ADN (genes HRD, BRCA1 y BRCA2)); obesidad; edad avanzada, entre otros. 

 

El diagnóstico del cáncer de ovario suele ser en estadios avanzados, porque no presenta síntomas específicos. Una paciente con esta enfermedad puede no tener síntomas, o tener síntomas inespecíficos que suelen demorar el diagnóstico y posterior tratamiento.

¿Cómo podés identificar este tipo de cáncer?

Síntomas de todos los estadios de la enfermedad:

-Dolor abdominal o pélvico.

-Sangrado vaginal.

-Constipación.

-Distensión abdominal.

-Diarrea.

-Fatiga.

-Orinar con frecuencia.

-Síntomas de la enfermedad avanzada.

-Aumento de la circunferencia abdominal.

-Hinchazón.

-Nausea.

-Anorexia.

-Dispepsia.

-Síntomas respiratorios.

-Saciedad temprana/dificultad para comer.

-Masas abdominales.

"Obviamente la predisposición genética juega un rol importante en el cáncer de ovario ya que aproximadamente, el 20% de los cánceres de ovario seroso de alto grado tienen una mutación del gen BRCA. Los BRCA1 y BRCA2 son los genes mutados más comúnmente involucrados en la reparación de la recombinación homóloga en el cáncer de ovario, destacaron los profesionales.

Conocer la mutación no solo va a permitir mejorar el tratamiento de la paciente, sino que va a permitir hacer prevención en los familiares sanos que también tengan la mutación. Las mujeres con mutaciones de los genes BRCA1 o BRCA2 tienen hasta un 54% más probabilidades de padecer la enfermedad que una mujer que no tenga esta mutación.

Teniendo en cuenta esto, las guías internacionales recomiendan realizar el testeo genético para las mutaciones BRCA1 y 2 al momento del diagnóstico del cáncer de ovario.

Las opciones de tratamiento varían dependiendo del estadio del cáncer, la condición física de la paciente y otras características.

Los tratamientos disponibles para esta enfermedad son:

-Cirugía.

-Quimioterapia.

-Terapia hormonal.

-Terapia dirigida.

-Radioterapia.

En los últimos años ha habido muchos avances en el tratamiento de esta patología. Así mismo, es recomendable realizar todos los controles ginecológicos anuales con su médico de cabecera.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?