¿Cómo restaurar la gamuza de tu calzado?

¿Cómo restaurar la gamuza de tu calzado?

Dejá tus zapas como nuevas con estos consejos.

Patricio Dillón

Patricio Dillón

En estos momentos en los que “disponemos de un poco más de tiempo” e inevitablemente debemos quedarnos en casa, podemos aprovechar para restaurar o en tal caso dejar impecables nuestras  zapatillas, sobre todo ahora que todo resulta mas caro, puede ser de mucha ayuda los tips que te daremos a  continuación.

Vamos a centrarnos en aquellas calzados tanto de mujer como de hombre cuyo material principal es la gamuza, que se arruina fácilmente, así que si sos como yo, que tiras todo al lavarropa y lo terminas arruinando, no te pierdas estos consejos y dejar tu calzado como nuevo.

La gamuza es un tipo de cuero que requiere un cuidado especial. No debés usarla cuando esté lloviendo ni emplear agua para limpiar la mayoría de las manchas que tuviera porque podrías arruinar el material del calzado. Para limpiar la gamuza, probá con un cepillo para gamuza, un goma de borrar blanca o prepara una solución de vinagre.

Antes de comenzar a aplicar  los tips lo primero que tenés que hacer es cepillar tu calzado a restaurar, para esto necesitaras un cepillo de cerdas suaves (podés usar un cepillo de dientes en desuso).

Tips para restaurar tu calzado:

 

  1. Manchas: si has notado que tus zapatos de gamuza se han manchado, los pasos que debés de seguir como medida de emergencia son: intentar secar la mancha lo más rápido posible con un papel absorbente, para contener el avance de la mancha por la superficie del calzado.
  • Una vez que la mancha esté seca, entonces buscá una goma de borrar de color blanco e intentá removerla.
  • Ahora bien, si la mancha sigue sin salir presioná suavemente con un trapo humedecido en vinagre o alcohol la superficie sucia de tu zapato de gamuza ( mitad de agua y mita de vinagre de alcohol).
  • Las propiedades del bicarbonato de sodio para el hogar son conocidas por todos, y en este caso también podés ayudar. Esparcí un poco de bicarbonato sobre la mancha seca y deja actuar por unas 2 horas, para luego cepillar el zapato suavemente con un cepillo para gamuza.

       2. Renová la gamuza: con el uso del cepillo, cepilla en usa solo dirección y suavemente ( peina la gamuza).

  • Otro tips es con una lija al agua o lima suave frota por las zonas donde la gamuza se brillante, esto hará que el pelo del material de levante. 
  • Si la gamuza está muy dañada lo que podés hacer es pasar una afeitadora por toda la superficie para cortar el pelo de la misma. Una vez realizado esto untá tus dedos en vaselina para frotalo por toda la superficie del calzado. Lo transformaras en cuero brillante.
Limpiá las suelas con pasta dental para lograr que queden como nuevas,

      3. Utilizá protectores de gamuza: Hoy en día existen diferentes productos para proteger tu calzado, desde bálsamos, hasta                  repelentes que te permiten permeabilizar tu calzado y protegerlo del agua, polvo y diferentes agente que pueden dañar el                material.

No las laves en el lavarropas. Siempre a mano.

      4. Usá una tinta negra para gamuza si el color ha disminuido. Limpiá tus zapatos negros de gamuza podría aclarar su color. Si esto sucede, podés comprar una tinta negra para este material. Seguí las instrucciones que vienen en el envase para                  teñir bien tus zapatos. Cubrí el área con la tinta y dejá que se fije. Asegúrate de que el tinte que compres sea para gamuza.

Sacá las plantillas y lavá en el lavarropas. Recuerda solo las plantillas. 

      5. Si tu calzado se embarró lo primero que debés hacer es dejarlos secar totalmente. Luego de eso cepillá y quitá el polvo Luego de eso rocía la superficie con la solución de vinagre de alcohol y agua y dejalos secar.

Protegé tu calzado con productos para este material.

      6. Usá agua para las manchas de agua. Aunque no es bueno utilizarla para limpiar manchas básicas en la gamuza, las              manchas de agua pueden tratarse con esta misma sustancia. Humedecé un paño suave y luego forma una capa delgada de agua sobre el zapato. Asegúrate de esparcirla de forma pareja.Usa un paño seco para quitar el exceso de agua a toques. Colocá una horma o una bola de papel dentro del zapato para que conserve su forma. Después, dejá que se seque de un día para otro. Pásalo con un cepillo para gamuza para darle vida a su apariencia.

Leyenda

Ahora que ya sabés y tenés las herramientas probá los tips y contanos cómo te fue. Podés mandarnos fotos del antes y después.

View this post on Instagram

ud83dude03ud83dudc4dud83cudffb

A post shared by Patricio Dillon (@pattodillon) on

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?