Tres motivos por los que Kim Kardashian falló imitando a Marilyn Monroe

Tres motivos por los que Kim Kardashian falló imitando a Marilyn Monroe

Kim Kardashian fue duramente criticada por querer lucir el vestido “más caro del mundo“ que Marilyn Monroe llevó durante el memorable evento en donde le cantó el feliz cumpleaños al entonces presidente John Fitzgerald Kennedy en 1962 ¡Conoce en detalle los motivos!

MDZ Femme

MDZ Femme

¿Cuándo y por qué la socialité, modelo y empresaria estadounidense Kim Kardashian tuvo la idea de irrumpir en el evento anual más importante de la moda, el Met Gala, con un vestido ajeno? ¡Nada menos que de Marilyn Monroe! No lo sabremos nunca, pero sí se van conociendo, con el correr del tiempo y a cierta distancia de ese día, algunos detalles.

Vamos a adentrarnos en los tres motivos por los cuales fue más criticada Kim Kardashian, y por qué imitar a la inigualable Marilyn no salió tal como esperaba.

Fuente. Instagram @peoplepontebella

Un diseño único para una única mujer: el vestido que Jean Louis soñó para Marilyn Monroe y no para Kim Kardashian Eso de reciclar en materia de moda está muy bien pero esta vez, el intento de Kim Kardashian de cautivar con un vestido diseñado para Marilyn Monroe no cayó bien.

Los motivos fueron varios. Causó polémica por haber usado un vestido histórico, que puede estropearse, pero además fue criticada por pretender ser quién no es: para entrar en el vestido debió perder mucho peso, más de 7 kilos según confesó a Vogue. Por sobre todo, falló en general imitando el look de la increíble Marilyn Monroe.

1. La imitación no es el mejor de los homenajes

Kim Kardashian no compartió los motivos de su elección de vestuario, aunque puede inferirse que fue para ponerse al nivel del ícono que fue Marilyn Monroe. Pero también hay que decir que la figura es inimitable. Por ello, aunque la intención haya sido homenajearla, la opinión de críticos, colegas y otras figuras relacionadas al ambiente fue que usar el legendario vestido no fue la mejor de las ideas.

Incluso quién bocetó el vestido, Bob Mackie, opinó directamente que “fue un error“ que la socialité lo pidiera prestado al museo que lo compró por 5 millones de dólares y consiguiera lucirlo la noche del Met Gala este 2022.

Desde su punto de vista, el vestido color crudo cubierto de 6 mil cristales cosidos a mano y diseñado por Jean Louis, era una pieza única para una mujer inigualable y jamás debería haber sido usado por otra persona.

2. Carisma y melena: el look de Marilyn, irrepetible

La reconocible y blonda melena de Marilyn Monroe combinaba con el diseño único del vestido entallado y deslumbrante que la diva visitó en la celebración del cumpleaños del entonces joven presidente John Fitzgerald Kennedy, que cumplía sus 45 años.

Y por ello el total look de Kim Kardashian no gustó del todo: su melena tirante hacia atrás, espolvoreada con un maquillaje que volvía rubio su cabello y sus pendientes colgantes, junto con la estola blanca de piel sintética (menos mal, sino otra polémica en puerta) no coincidían con la idílica imagen que la audiencia tenía de aquel vestido.

El carisma y el aura de Marilyn no se hicieron presente y el público lo notó. Los usuarios en las redes fueron lapidarios con Kim y mucho más cuando se conocieron los detalles de la dieta estricta que tuvo que hacer para poder entrar en el vestido: dejar el azúcar por completo, todos los carbohidratos y comer solo verduras y proteínas. Además, la socialité confesó que usó un traje de sauna para eliminar líquidos y toxinas todos los días durante tres semanas hasta el día del evento, en una carrera desesperada por llegar a afinar sus contornos. 

3. Tacones aguja y caprichos

Por otro lado, la ex jefa de conservadores del Museo Metropolitano de Arte se mostró molesta con Kim Kardashian por haber pedido el vestido, haber expuesto la pieza histórica de esa manera con las lociones corporales, perfumes y el propio uso de esa noche y enfatizó la lucha que sostuvo la figura para conseguir subir las escalinatas del Met con sus tacones aguja, algo hizo que el vestido tironeara aquí y allá.

Además de que de esta forma se marca un precedente para que otras celebridades empiecen a solicitar para vestir prendas históricas con un valor cultural que siempre, aunque se trabaje en conservarlos, tiene sus puntos débiles.

El look de Kim Kardashian, así, no se parecía al de Marilyn Monroe que se lució con ese vestido de cristales unos stilettos de 7 centímetros, más cómodos y acordes a la prenda. Pero por sobre todo, y más allá de cuánto logró arrimarse la socialité al estilo de la emblemática estrella de cine, parece haber levantado demasiada polvareda en contra, dejando a la vista algunos límites que no se deberían transgredir por pura vanidad, ¿No creen?

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?