Cómo está presente la moda también en los juegos olímpicos

Cómo está presente la moda también en los juegos olímpicos

Las atletas de los Juegos Olímpicos de Tokio vuelven a apostar a la moda, una tendencia que nació en la década de los '60. Un traje de gimnasia artística puede valer hasta 12.000 dólares.

MDZ Femme

MDZ Femme

Mientras se desarrolla la competencia Tokio 2020, nosotras analizamos la moda. Los Juegos Olímpicos es el mayor evento deportivo multidisciplinario del mundo, en donde todos los competidores buscan quedarse con la medalla de oro. Las atletas también apuestan a este espacio de competencia para mostrar su interés por la moda principalmente en deportes como patinaje, gimnasia y natación artística.

La moda en el deporte no es algo de la actualidad y a lo largo de las décadas muchas atletas pudieron combinar ambas pasiones como Carol Heiss Jenkins, quien hoy tiene 81 años, y Peggy Fleming, de 73 años. Los labios rojos son algunas de las mayores apuestas y en los juegos de Río de Janeiro 2016 se pudo ver mucho glitter como ahora en Tokio 2020.

La moda en los entre los '60 y los '80

Jenkins fue medallista de plata en Cortina d'Ampezzo 1956 y medallista de oro en Squaw Valley 1960 por su excelente performance en patinaje artístico. En esta última competencia lució un flequillo ondulado, con un traje anaranjado que resaltaba su increíble figura y unos labios rojos para combinar.

Carol Heiss Jenkins, pionera de los looks radiantes. Fuente: Vanity Fair.

El patinaje artístico es una disciplinas en las que más se puede jugar con la moda y así lo demostró también Fleming, medallista de oro olímpica en Grenoble de 1968, donde imitó a la ex primera dama Jackie Kennedy: eligió un traje color verde pálido, con un corte ondulado en las puntas y corto.

Los '70 fueron la década del delineado negro, grueso y marcado en las puntas, y así lo demostró la italiana Antonella Ragno Lonzi, ganadora de dos medallas de bronce en Roma 1960 y Tokio 1964, y oro en Múnich 1972 por el esgrima. La rumana Nadia Comaneci participó en los juegos de Moscú de 1980 con una sombra azul en sus párpados, junto al pelo corto y un flequillo recto.

Nadia Comaneci, antes de su rutina, con una sombra azul inconfundible. Fuente: Vanity Fair.

Los '80 fueron la década de las prendas fantasía y el nail art. Así lo demostró la atleta Flo-Jo con una tendencia icónica: un traje de una sola pierna brilloso y las uñas celestes haciendo juego. Pero también hubo apuestas más sobrias como la pareja china de natación sincronizada Miwako Motoyoshi y Saeko Kimura, en los Juegos Olímpicos de Verano de 1984.

Full glitter, la mayor tendencia de los últimos años

El maquillaje y los trajes son siempre esperados por la audiencia, pero en los últimos años se agregó un detalle: los labios rojos y el brillo, que no solo se pueden ver en la ropa sino también en el cuerpo, principalmente en los ojos o en los pómulos.

Flo-Jo luciendo su traje de una sola pierna. Fuente: Vanity Fair.

En Río de Janeiro 2016 la pareja española de natación artística Ona Carbonell y Gemma Mengual sorprendieron con unos labios rojos y un traje haciendo juego, mientras que la gimnasta estadounidense Simone Biles la rompió con un traje lleno de glitter que acompañó en el contorno de sus ojos.

En Tokio 2020, Biles volvió apostar a los brillos: impactó con un malla que combinaba el negro, dorado y lavanda con detalles en tornasol y con 3.600 cristales Swarovski. Fue diseñado por GK Elite y la directora de la casa de modas, Kelly McKeown, reveló que un traje para gimnastas olímpicas puede costar hasta 12.000 dólares.

¿Te convence el glitter en la vestimenta de las atletas olímpicas?

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?