Los errores más comunes que cometemos a la hora de vestirnos

Los errores más comunes que cometemos a la hora de vestirnos

En esta nota, la fashionista NIna Caram te resume las faltas que solemos cometer a la hora de armar nuestros outfits o en la previa. También nos deja una serie de recomendaciones para superarlo e ir en búsqueda de nuestro estilo personal.

Nina Caram

Para evitar cometer errores a la hora de armar un outfit, sobre todo cuando estás apurada, la clave principal es evitar el “no sé qué ponerme”, de las creadoras de “no tengo nada para salir”. Pero además, te daré una serie de recomendaciones que si sigues a rajatabla te llevarán al acierto, siempre.

Continuando con la construcción de nuestro estilo, les voy a detallar algunas fallas que cometemos todos y que impiden estar comunicando de forma directa cuál es tu estilo personal. Muchas veces cometemos errores presas de la falta de tiempo o de no prestar atención en detalles mínimos, que nos pueden ayudar a expresarnos mucho mejor y nos van a resolver grandes interrogantes del día a día.

Para empezar es importante decirles que los errores son parte de lo cotidiano y que gracias probar distintas prendas vamos conociendo más de nuestro cuerpo y lo que nos gusta. Lejos de frustrarnos, tenemos que alimentarnos de estos errores para no volverlos a cometerlos y así hacer más ágil la tarea de vestirnos.

Estos son los errores más comunes

Foto: zen.yandex.ru (Pinterest)
  • Dividir las prendas por tipos: para salir, para estar en casa, para dormir.

En mezclar está la clave: las prendas de noche con las de día, de hombre y mujer, la ropa de entrecasa puede ser cómoda y linda- El dividir las prendas nos lleva muchas veces a dejar de usarlas por largos periodos de tiempo y después quizás hasta nos dejan de gustar.

  • "Casarse" con una marca

Este no es un error para vestirse, pero sí para la construcción de tu estilo personal. Si nos vestimos como el catálogo de la marca se pierde en nuestros outfits en gran parte el aporte de nuestra personalidad.

  • No tener espejo de pie en el cuarto

Si no podemos ver la totalidad del outfit, es probable que se esté fallando en algunas de las prendas. Para saber si todo lo que uso está coordinado, es óptimo tener una visualización entera del look. Dato extra: ¡ponte derecha cuando te mires! La postura es clave, y en el espejo primero.

Foto: liketoknow.it 
  • Tener muchas prendas tendencia y ninguna de fondo de armario

Ya hablamos la semana pasada sobre la importancia de nuestro armario cápsula. Es más fluido vestirnos cuando la base de las prendas, ejemplo pantalones o blazer, son los correctos. El resto se va a resolver rápido con una remera de algodón y un par de zapatillas y aun así mi outfit se va a seguir viendo arreglado y versátil.

  • Exagerar con los colores, texturas y accesorios

Menos es más, sobre todo cuando dudas. Si te vistes en capas, el máximo de prendas será de 4; si te vistes de colores, busca que siempre haya alguno neutro y combina hasta 3.

  • Usar ropa que no es tu talle

Incluida la ropa interior. Usar prendas muy ajustadas o muy grandes, que nos quedan incómodas nos impide muchas veces sentirnos seguras de nosotras mismas. Lo mismo sucede con la ropa interior, con la cual te aconsejo que sea la adecuada para las prendas que estás usando, evitar que se vean (si ese no es el fin), tener corpiños para la noche y otros para el día, para estar cómodas; y siempre en colores blanco, nude y negro.

  • Tener desordenado el armario

Imposible vestirnos de forma rápida si el guardarropas está hecho un lío. Busca ordenar por colores, por estampas, siempre tener cerca los accesorios o carteras para poder incluirlos en el armado del look del día.
Algo que me funciona es colgar en perchas looks armados para cuando no sé qué usar. Ejemplo: camisa + blazer o Campera cuero + palazzo o sweater + tapado. No sumar más de 3 prendas por percha y también evitar colgar dos prendas iguales porque seguramente no las veas con facilidad.

  • No tener looks de referencia
Foto: women.delice.com

Es un paso simple, se trata de guardar fotos de personas que nos gustan o tienen un estilo similar al nuestro en una carpeta de imágenes en el teléfono móvil. Este ejercicio es rápido y nos facilita la tarea de pensar cuando nos quedamos dormidas antes de una reunión.

Espero que  puedan aplicar estas herramientas y convertirlas en hábitos del orden, puedan entrenar el ojo a través de personas que las influencien y logren sentirse identificadas con lo que usan cada día para ir a trabajar, juntarse con amigos o simplemente para estar en casa. 

¡No olvides seguirme en Instagram para más recomendaciones, @nina.caram!

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?