¡Altamente peligroso! Entérate por qué no debes mezclar lejía y amoniaco a la hora de limpiar

¡Altamente peligroso! Entérate por qué no debes mezclar lejía y amoniaco a la hora de limpiar

La mezcla de estos productos pueden traer serios problemas a tu salud incluso podrían quitarte la vida.

MDZ Femme

MDZ Femme

En la actualidad, la importancia de desinfectar y limpiar aumentó, debido a la situación global, para así evitar posibles contagios. Pero, siempre han habido dudas acerca de los métodos correctos de desinfección en los hogares. ¿Pero por qué no debes mezclar la lejía y amoniaco?

La lejía es un producto utilizado con frecuencia en los hogares a la hora de desinfectar y limpiar, utilizándose en baños, cocina y para blanquear la ropa. Es, de hecho, una disolución cuyo compuesto básico es el hipoclorito de sodio.

El amoniaco es un gas, aunque lo que se vende también  es una disolución en agua, como excelente eliminador de grasas, con un fuerte y característico olor. Una de las dudas que comúnmente la gente se pregunta es si ¿debe mezclar lejía y amoniaco? La respuesta siempre será no.

Al mezclarlos se genera una reacción química que genera un gas llamado cloramina (Nh2ci), que es muy tóxica, y al entrar en contacto con la mucosa se descompone para producir ácido clorhídrico el cual es altamente tóxico.

Si la persona que lo mezcla se encuentra en un lugar donde corra el aire, al inhalar la cloramina sufrirá síntomas leves, como irritación de sus ojos. Pero si el lugar es cerrado y la exposición de la cloramina es prolongada por mucho tiempo, acabará sufriendo insuficiencia respiratoria y además pulmonar, pudiendo causarle la muerte.

En el caso de haber estado expuesto a los gases de la cloramina, es recomiéndale apartarse inmediatamente de los vapores y salir al exterior a respirar aire fresco. Por ello, te recomendamos que cuando te sientas un poco rmareado, deberás acudir a una asistencia médica. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?