La Luna nueva en Acuario afectará a tu signo

La Luna nueva en Acuario afectará a tu signo

La misma abre una ventana de 6 meses para tomar oportunidades que representen temas venusinos como las relaciones y los recursos.

MDZ Femme

MDZ Femme

La Luna nueva está en Acuario y el 11 de febrero se une al Sol en el grado 23° de Acuario en un cielo colmado de novedades y desafíos.

Es que según indican los astrólogos, tenemos a 6 planetas en el signo, mientras su regente Urano está en Tauro con Marte haciendo cuadraturas. Lo que provocará sobrestimulación a los siguientes signos: 

Acuario, Tauro, Leo y Escorpio

Los mismos sienten la necesidad de hacer grandes ajustes en sus vidas.

Géminis y Libra

Pueden sentir que aunque las cosas andan difíciles reciben ayuda y las condiciones permiten fluir hacia los cambios necesarios.

Es importante considerar que la personalidad está compuesta de todos los signos y todos escuchamos esa voz que nos dice "es hora de cambiar".

Porque, según indicó la autora de Luna Logia: "Resistirte puede solo hacer el proceso más complicado". "Mientras si aprovechas la oportunidad que brinda el cielo, puedes empezar el nuevo ciclo con el pie derecho y conseguir hacer cambios tremendamente buenos para ti". 



¿Qué significa la Luna llena en Acuario?

No pierdas la oportunidad de hacer de tu vida la vida que sueñas. Tienes el gran poder de cambiar. La Luna está en camino a su renovación completa. Y para que eso sea posible va disolviendo capa tras capa de experiencias pasadas que se te quedaron pegadas.

Es que cuando se abre una herida hay un esfuerzo natural por superar el momento y reencontrar seguridad. Y en ese intento de hacer lo mejor posible, no siempre se pueden procesar las emociones que surgen. Mayor es la fisura emocional, el dolor o el trauma, mayor será la necesidad de dejar el proceso emocional para después. Para cuando la energía se haya recuperado y todo esté más estable y tranquilo.

En otras palabras: si sufriste un golpe emocional muy fuerte, es probable que tu instinto de conservación fue seguir adelante.
Avanzar a una zona más segura. Y el proceso emocional se dejó para después. Hay momentos en que de la nada puedes sentirte roto y es porqué llega la hora de procesar algo pendiente. Sacar algo que puede liberarte. Hasta que esa emoción no es procesada cargarás con ella. La llevarás adentro tuyo y determinará tu vida.

Cuando entramos en el mundo del elemento agua, las emociones son vida. La emoción no se trata de algo fijo, más bien es algo que vibra y quiere fluir. Quieren ser sentidas, para irse, pero nadie nos enseña a soltarlas. La noción general que nos inculcan acerca de las emociones es retenerlas, racionalizarlas, censurarlas, o ignorarlas. Nadie nos dice que si se sienten se van y te liberan.

 

La Luna va disolviendo el pasado y ofrece una gran oportunidad.



Entre hoy y la Luna nueva del 11 de febrero el cielo invita a disolver el pasado pesado. A desactivar todas esas experiencias que te impiden ser tú de verdad. A sentir para soltar. Es que justamente, la cura del dolor está en el dolor.En sentirlo para que se vaya, te suelte y te libere.

El protagonista es Mercurio

Mercurio encuentra al Sol, cambia fase, y todo empieza a tomar un sentido diferente. Tenemos a dos Mercurios, porqué tenemos dos mentes: una emocional y otra racional.

Cuando Mercurio se encuentra adelante del Sol en el zodiaco es un Mercurio conocido como epimeteo, representa la mente intuitiva, emocional. Cuando está detrás del Sol en el zodiaco es un Mercurio prometeo, racional, práctico. Acaba de pasar de su fase prometeica/racional, a su fase epimeteica/emocional.

La mente se vuelve más profunda. Es una buena preparación para lo que viene ya que pronto encontrará a Venus y Júpiter.

Pero antes de eso una Luna nueva va a empezar a iluminar un ciclo diferente. Se presiente, se anuncia que nos encontramos en una fase crítica de la Luna que está negra, vacía. Desapareció del cielo y hay que drenar la carga. Es decir, hacer espacio para lo que vendrá cuando la Luna desaparece del cielo entramos en una fase de purificación natural.

La vida quiere prepararte para algo nuevo y para estar lista tienes que soltar lo viejo. Dile chau a las penas, chau a los patrones obsoletos. Chau a las dudas y a las paranoias mentales. Dile chau a los pensamientos que no te sirven y a las actividades que no te representan más.

Tienes la oportunidad de quitar lo que te opaca, y volver a brillar, como nunca antes.
 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?