Violencia machista: la otra pandemia

Violencia machista: la otra pandemia

El Día Internacional de lxs trabajadorxs, Argentina amaneció con la noticia de un nuevo femicidio.

María José Elmelaj

Esta vez, Julieta Riera, una joven de 24 años estudiante y oriunda de Paraná cayó del octavo piso de su departamento ubicado en Peatonal San Martín de dicha ciudad. El hecho complicó desde un primer momento a su novio Jorge Christe ya que el cuerpo de la joven mostraba signos de golpes no coincidentes con la caída y fractura de su hueso tiroides, lo cual activó la sospecha de estrangulamiento.

Según datos recogidos por el Observatorio “Ahora que sí nos ven”, en tiempos de aislamiento, entre el 20 de marzo y el 26 de abril se registraron 32 femicidios sin contar el de Julieta. El 72% ocurridos en la vivienda de la víctima y el 64% cometidos por parejas o ex parejas. Al menos cinco víctimas habían realizado algún tipo de denuncia. En lo que va de 2020 ya contamos con más de 100 casos. Recordemos que estas cifras son reveladas de lo publicado en medios de comunicación y podrían ser mayores.

Según un estudio de  Small Arms Sorvey de 2016 citado por ONU Mujeres, de los 25 países con más femicidios del mundo, 14 están en nuestra región y de los cuales Argentina figura en 5to lugar después de México, Colombia, Honduras y el Salvador. La OMS, tan renombrada por estos días por su rol activo en el combate contra el Covid19, en 2013 declaró que la violencia física o sexual afecta a más de un tercio de todas las mujeres a nivel mundial y la llamó una “un problema de salud global con proporciones epidémicas.”

A pesar de que las cifras son abrumadoras y de las campañas de concientización realizadas en los últimos años, desde que empezó el aislamiento, y en simultáneo con el agravamiento de las condiciones de vida de las mujeres que sufren violencia machista, algunas imágenes que circulan a modo de chiste en WhatsApp y demás redes sociales parecen burlarse de la situación con todo éxito. Un niño de unos 6 o 7 años utilizado por su padre que enciende la cámara, habla de la cuarentena y asegura:

“Buscamos la forma de pasarla tranquilos” mientras sostiene a otro de sus hijos, que aparenta unos 3, y enfoca a su madre que fue previamente amordazada y atada a una silla para darle peso al “chiste”. “Es la única forma de pasarla en paz”, remata. Los mensajes se repiten, la mímica se reproduce. “Esto es espectacular. ¿Cierto, hija? ¡Las películas que nos vamos a ver ahora!”, dice otro hombre y la niña actúa, festeja y levanta los pulgares.

Memes y videos de similares características fluyen en la vorágine virtual. “Señores maridos, ¿ahora me comprenden?”. La frase está inscrita junto con una imagen de Ricardo Barreda, el odontólogo que en 1992 asesinó a su esposa, a sus dos hijas y a su suegra en La Plata.

¿Te parece gracioso? No seas cómplice. Más bien resulta escalofriante ver esta clase de “humor”, considerando que el hogar es el lugar más peligroso para las mujeres y que aún nos azotan un sinfín de desigualdades en las que el femicidio es el último escalafón. No es una mera coincidencia que  muchas personas todavía consideren que humillar mujeres, revictimizarlas y reforzar estereotipos es algo cómico. Sigue ahí, tan arraigado como el mate. No por nada Argentina comparte ranking con los cinco países más peligrosos para ser mujer de la región.

En tiempos de aislamiento social las cosas se agravan, las distancias se hacen más largas. Las mujeres ya no cuentan con los tradicionales lugares de contención. Las escuelas donde las madres piden ayuda y las docentes detectan la violencia, donde se dictan clases de ESI que dan pie para hablar de abusos sexuales por parte de familiares), la suspensión de consultas hospitalarias que no sean de emergencia, el contacto con otras personas, todo desapareció de la noche a la mañana.  Por ello debemos reforzar lazos solidarios y comunitarios. Prestar atención y asistir a quienes sabemos que están en esta situación. Abrir los ojos y los oídos.

Ante situaciones de emergencia llamá al 911

Si vivís situaciones de violencia o conocés a alguien que esté en esa situación llamá al 144 las 24hs.

Para denuncias online en Mendoza: http://denuncias.jus.mendoza.gov.ar/
A nivel nacional (linea144@mingeneros.gob.ar), WhatsApp (11-2771-6463, 11-2775-9047, 11-2775-9048), o través de la aplicación de la línea 144. 

Es importante: detallar los datos del presunto agresor, si residen juntos, el lugar de los hechos.

*Fuentes: observatorio Ahora que sí nos ven, Ni Una Menos Mendoza.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?