Conmoción por el fallecimiento de un importante bodeguero luego de batallar contra el coronavirus

Conmoción por el fallecimiento de un importante bodeguero luego de batallar contra el coronavirus

Jorge Falasco estuvo internado más de un mes en el Hospital Italiano luchando contra el coronavirus. Se trata de uno de los empresarios vitivinícolas más importantes del Este Mendocino. Grandes empresarios y políticos lo despiden.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

La lamentable noticia fue confirmada por periodistas, enólogos y emprendedores del sector vitivinícola, e incluso refrendada por colaboradores cercanos y el intendente de Rivadavia, Miguel Ronco.

 

Jorge Falasco era uno de los empresarios más fuertes del sector, y luchó varias semanas contra la Covid-19.

En su última entrevista, brindada al noticiero "Somos Chacabuco", Jorge Falasco hizo un escueto balance de la realidad actual de Los Haroldos: "Nosotros crecimos bien dentro de Argentina, donde vendemos desde el norte hasta Ushuaia y desde Mendoza a Buenos Aires, y también exportamos a más de 35 países. Por lo tanto, estamos muy orgullosos".

"Esto lo inició mi abuelo y lo siguieron mi padre y mi tío. Lamentablemente, mi padre no está, pero lo continuamos nosotros, con mis hijos y el resto de mi familia y con los colaboradores que tengo, que los hice en la facultad, que son de mi riñón y amigos del alma", comentó.

También realizó una reflexión sobre la amargura que le producía ver que importantes bodegas creadas por inmigrantes pasaran a grandes conglomerados empresariales y estructuras. "Como empresas familiares están Catena, Bianchi, Zuccardi y nosotros, y creo que no hay más. El resto se han corporativizado todas o se han vendido", dijo.

Una imagen de Jorge Falasco y su familia. Fuente: losharoldos.com

La historia

En el año 2019 Los Haroldos - grupo integrado por Viñas de Balbo, Los Haroldos y Familia Falasco Premium Wines- celebró 80 años en la industria vitivinícola. La bodega ubicada en el departamento de San Martín de Mendoza y, Jorge Falasco era quien actualmente conducía los destinos de la empresa. 

Corría el año 1939 cuando Haroldo Santos Falasco comenzó este gran emprendimiento. “Don Lolo”, como lo llamaban todos, recorría en su bicicleta las calles de una pequeña ciudad llamada Chacabuco, en Buenos Aires.

La historia cuenta que Haroldo pensó en grande y por eso la bicicleta con la que repartía los vinos le quedó chica. Año tras año, trabajó para que su sueño de tener su bodega se hiciera realidad. Sus hijos y nietos tuvieron la misión de convertir en realidad lo que en uin primer momento parecía una utopía: crear vinos de excelencia.

"Jorge Falasco honró los principios que siempre siguió Don Lolo: ser una empresa familiar con miles de proyectos; y en cuanto a la marcha de la empresa, mantener la juventud, dinamismo e inteligencia para adaptarse a los cambios constantes que pudieran ocurrir en el mundo del vino.

Jorge Falasco llamó a esta Bodega “Los Haroldos” en honor a su padre y hermano. El ángel brindando identifica a los familiares que ya no están.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?