Un Malbec argentino es el vino tinto del año según el prestigioso crítico Tim Atkin

Un Malbec argentino es el vino tinto del año según el prestigioso crítico Tim Atkin

Se trata de un vino mendocino, elaborado en Gualtallary, Valle de Uco. También develó quiénes son, según su opinión, el enólogo del año, el enólogo joven del año, la leyenda del año y la viticultora del año. En la nota, todos los resultados.

Federico Croce

Federico Croce

El crítico inglés, Tim Atkin MW, ha visitado por casi tres décadas Argentina y hoy acaba de lanzar su octavo reporte. Este listado anual es consecutivamente publicado a lo largo de los últimos 7 años.

Tim es sin dudas uno de los especialistas más importantes para la región y hace su crítica con respeto y aporte constructivo. "Realmente las devoluciones que Atkin hace a cada vino son desde un amor hacia nuestra cultura que sorprende a muchos", asegura la Sommelier argentina María Laura Ortiz, amiga personal del crítico.

Este año, a raíz de la pandemia Tim Atkin no pudo viajar a Argentina y por ello se organizaron las degustaciones con el apoyo de Wines of Argentina y la colaboración de Winifera. Se lograron enviar más de 1800 vinos al Reino Unido, donde Tim degustó durante 45 días y mantuvo más de 85 reuniones online con sus hacedores.

Al consultarle a Atkin qué es lo que más le sorprendió en esta exhaustiva cata, respondió: "Un poco de todo para ser honesto, pero me gustaría resaltar algunas categorías especiales".

"Primero, los vinos blancos. El Semillón parece que ha surgido como una uva de clase mundial en Argentina y otros lugares del Nuevo Mundo. La Chardonnay, así como los blends de blancas, han mejorado significativamente este año. Entre los tintos que probé, fue un placer ver más y más Cabernet Franc", consideró.

“Estuve también encantado de probar algunas Criolla Chicas, ya que la uva proporciona un vínculo con los orígenes de la industria del vino, y la noté más elegante que un blend del Ródano. Como el impacto del cambio climático aumenta, varietales como Garnacha, Mourvèdre y, en menor medida, Syrah seguramente ganarán en importancia. Lo mismo ocurre con otras variedades que retienen la acidez en climas cálidos y secos, como Petit Verdot y Tannat”.

“Otra cosa que destaco fue la calidad de la cosecha 2019. Un año fresco y seco que produjo tintos y blancos de impresionante elegancia y longevidad. Lo considero la mejor añada de Argentina, un año superior incluso al 2013", aseguró Atkin.

"Más concretamente, estos son los mejores vinos que han hecho y es más probable que se desarrollen aún más en botella comparados con sus ilustres predecesores”, sentenció.

“Por último, me gustaría decir unas palabras sobre el Malbec. El continuo ascenso de la cepa insignia de la Argentina es una de las historias de éxito más inesperadas en el mundo del vino. A principios de la década de 1990, casi nadie quería plantar, vender o beber Malbec. Ahora ha establecido su propia categoría, su propio universo en Argentina. El Malbec es cada vez más diverso, reflejando tanto el origen como el estilo de elaboración del vino, y la calidad de los mejores vinos sigue mejorando. Es totalmente apropiado que mis primeros 100 puntos de Argentina sean un Malbec. Uní del Bonnesant 2019 de Per Se es verdaderamente un vino de clase mundial", detalló.

El Podio

Los protagonistas

Alejandro Sejanovich, enólogo del año.
Juan Pablo Murgia, joven enólogo del año.
Hervé Joyaux Fabre, enólogo leyenda. 
Pamela Alfonso, viticultora del año.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?