Delicioso: tres vinos para tres quesos, sin romper el bolsillo

Delicioso: tres vinos para tres quesos, sin romper el bolsillo

Nuestro columnista especializado en vinos Federico Lancia hoy nos recomienda tres amalgamas, tres maridajes espectaculares que podemos organizar simplemente pasando por las góndolas del supermercado. En la nota, las propuestas.

Federico Lancia

Sabemos que uno de los mejores acompañantes del vino es el queso. También podemos sumarle los panificados y tendremos un momento de gran placer y gran simpleza. Lo que sucede, en varias ocasiones, es que los quesos son onerosos y las posibilidades se vuelven cada vez más escasas.

Sin embargo, con la producción que hay en la Argentina y las distintas ofertas en el mercado, podemos hacer una selección que resulte accesible y que nos permita combinar con diferentes estilos de vinos para realzar sus propiedades sensoriales. 

La gama de quesos tiene gran amplitud, casi como los vinos. Por ello, nos vamos a enfocar en tres tipos de quesos que resultan de fácil acceso y que pueden darnos también grandes sensaciones al paladar, si logramos combinarlos de manera correcta.

Una aclaración. Es importante tener en cuenta tanto la temperatura de los vinos como de los quesos. En la medida de los posible, es relevante mantener condiciones ideales según lo establecido según cada tipo de vino o cada queso.

Quesos cremosos y blancos sutiles

Si suponemos una variedad argentina, es inevitable pensar en el Torrontés, que en relación con estos quesos frescos conjugan de gran manera. El Sauvignon Blanc es otra gran opción para este tipo de quesos como la mozzarella, la ricotta o el cuartirolo. Son varietales donde su fresca acidez van a lograr un equilibrio ideal para combinar con este tipo de queso. 

A los quesos le podemos dar algunos toques, como son el aceite de oliva virgen extra o granos de pimienta. Ahí podremos pensar en algún Pinot Noir o un tinto ligero que no opaque la delicadeza que nos proporcionan estos quesos. 

Italianos semi duros y el Malbec Argentino

Son esos quesos que se desgranan y que son tan sabrosos. Es inevitable traer a la mente al Parmesano o Reggiano, pero hay más. Tienen gran personalidad y son variedades que han logrado cautivar el paladar de muchos consumidores alrededor del mundo. Son aromáticos, muchas veces florales, otras frutales, en boca tienen cuerpo y una acidez equilibrada. 

Uno de los cepajes que le viene como anillo al dedo a estos quesos es el Malbec Argentino. Con su entrada y taninos dulces, su cuerpo medio y persistencia en paladar va a producir una fiesta de sabores cuando lo combinemos. Además, en la tabla se pueden sumar pasas de uvas o frutas desecadas y la experiencia será completa. 

Quesos azules y vinos tardíos

Estos quesos, con aspectos de color azul, tienen aromas bastante picantes y un sabor un tanto salado, por lo que aquí hay que animarse a romper moldes. En esa línea, es interesante pensar en las cosechas tardías o dulces naturales, y el resultado superará muchas combinaciones.

Incluso acompañados de frutos secos y algún vino tipo Oporto o Jerez (vinos fortificados) para cerrar una velada. Los sabores fuertes de este tipo de queso se verán amalgamados por la gran versatilidad que nos ofrecen estos vinos. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?