Cava eléctrica para vinos: el producto más buscado y los tips de expertos para comprarla

Cava eléctrica para vinos: el producto más buscado y los tips de expertos para comprarla

La cava eléctrica es recomendable solo para unos pocos casos. En la nota te contamos para qué realmente vale la pena.

MDZ Divinos

MDZ Divinos

Los amantes de los vinos saben que cualquier momento es ideal para descorchar una botella y servirse una copa que agasaje a los paladares. En los últimos años, la cava eléctrica se volvió tendencia entre quienes buscan estar siempre bien equipados. ¿Vale la pena tenerla? ¿Qué es lo que hay que tener en cuenta? A continuación, te contamos todo lo que hay que saber al respecto.

Fuente: vivetotalmentepalacio.mx

Cava eléctrica para vinos: ¿vale la pena tener una?

Es probable que muchos fantaseen con tener su propio espacio dedicado de forma exclusiva a las botellas de vino. Para disfrutar de esta bebida en toda su dimensión, hay que tener ciertos cuidados, y las cavas eléctricas garantizan precisamente su conservación en estado ideal.

El primer punto de conflicto se presenta al observar el valor que suelen tener estos aparatos. Por lo general, una cava básica y sin mucho espacio para botellas parte de los 20 mil pesos argentinos. Una buena y de gran calidad incluso supera los 100 mil.

Cada uno puede tomar la decisión que quiera, aunque la lógica indica que se trata de un monto muy elevado para un simple impulso consumista e incluso para algo de decoración de espacios.

En otras palabras, antes de comprar una cava eléctrica hay que pensar bien cuál es el uso que le se quiere dar y qué costumbres se tienen en relación al consumo de vinos.

Vinos: lo que hay que tener en cuenta acerca de su temperatura

Además de ofrecer la mejor posición para las botellas, las cavas también garantizan su conservación en la temperatura adecuada. La cuestión es que, si uno compra vinos para consumir en un corto plazo de tiempo, para esto no es necesario contar con uno de estos electrodomésticos.

Fuente: Homepedia

Dicho de otra manera, para enfriar las botellas ya está la heladera. La cava, en cambio, se recomienda para vinos de largo alcance, es decir, no para aquellos que se toman en cualquier oportunidad.

Teniendo en cuenta que se requiere de extensas conservaciones de tiempo, también es importante contar con una cava de buena calidad, y es sabido que las más económicas no ofrecen las garantías necesarias para trabajar a largo plazo.

¿Cuál es la opinión de los expertos?

En relación a esta cuestión, el medio iProfesional se hizo eco de una publicación que Ángel Antonio Mendoza compartió en sus redes sociales. En la misma, el prestigioso enólogo estalló luego de leer un artículo que afirmaba que guardar los vinos en la heladera es un error.

Con ironía, dijo: “mientras el electrodoméstico es blanco se llama heladera o refrigerador, pero si lo pinto o lo ploteo lo transformo en el mejor conservador de vinos”.

Queda claro que este especialista recomienda el uso de heladeras, a diferencia de las “conservadoras de vino bastante caras que se deterioran en corto plazo”.

“Hace 50 años que propongo y sugiero que en el hogar todos los vinos se deben guardar a temperatura constante de 12°C”. Por último, expresó: “espero que los jóvenes ‘wine lovers’ no acepten que guardar vinos en la heladera es un error”.

¿Comprarías una cava o utilizarías la heladera? Cuéntanos.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?