Un argentino le escribe a Juan Pablo Sorín para posicionar el vino argentino en Brasil

Un argentino le escribe a Juan Pablo Sorín para posicionar el vino argentino en Brasil

Un argentino residente en Bahía, Brasil; propone destacar a brasileños famosos como embajadores del vino argentino y premiarlos, de la mano de Wines of Argentina, la embajada de nuestro país y el ex futbolista Juan Pablo Sorín, residente del país vecino.

MDZ Divinos

MDZ Divinos

Guillermo Gómez es un escritor, historiador y artista plástico que durante su niñez vivió en Mendoza, y actualmente reside en Bahía, Brasil; donde se dedica desde su óptica a difundir la cultura del vino.

Guillermo César Gómez.

El hombre escribió unas líneas para, en este contexto tan particular que estamos viviendo, proponer una idea para promocionar el vino argentino en el país vecino -Brasil es un consolidado mercado y uno de los principales destinos de nuestros productos en ese rubro- y además fortalecer las relaciones. A continuación, la epístola:

Me decía el periodista Alejandro Maglione que una ‘’Carta abierta’’ se envía a alguien que no te respondió.

Pero los que somos un punto borroso en medio de la muchedumbre, los que no tenemos un desproporcionado talento como Sorín ¿Qué hacemos para ser escuchados?

Es decir, los que no llamamos la atención de nadie, y habitamos en un anonimato perpetuo, sentados siempre en una misma silla con una viejísima Samsung, ¿En cuál puerta podemos golpear?

Es más, desconocemos si las páginas de Sorín en Facebook son creadas por sus seguidores, o si le estamos mandando mensajes a un flaco alto del municipio de Betim que nunca jugó a la pelota.

Además todos los días aparecen plataformas nuevas, y uno se va mareando, y quedando cada vez más anticuado.

Yo por ejemplo, estoy en la etapa mesozoica del jurásico porteño, soy de esos que balbucean palabras sueltas en inglés para no quedar incomunicados: streaming, freelance, delivery, pero por más esfuerzos y gesticulaciones que hagamos con la jeta, nunca pereceremos anglosajones, es más, ya se murmura en el subte que con nuestro acento, estamos balbuceando un nuevo lunfardo.

Juro que la única vez que fui a un estadio de balompié en mi vida, fue en el Mineirão, porque me invitó y pagó con su billetera, el amigo Rodolfo Calmon Castro. Fue para ver a su equipo de estimación el Cruzeiro, en Belo horizonte, Minas Gerais. Pero ya hacía años que no jugaba Sorín.

Bueno, pero el lector se preguntará: ¿Por qué le escribo a Sorín si no soy de la tribu del fútbol, y solo quiero hablar de vinos?

Sorín es un trébol de cuatro hojas que tenemos los argentinos en Brasil, el hombre es progresista hasta la médula, la guita no se le escaló a la cabeza, y es amigo de la mejor gente de Brasil.

Para decirlo en otros soflamas, la pregunta sería: ¿Para los argentinos existe un hombre más estratégico y necesario que Sorín en Brasil?

Sorín tuvo un talento extraordinario como jugador y no por eso se transformó en un gorila reaccionario, ni dejó de cultivar su espíritu, es un admirador de julio Florencio Cortázar, y siempre se rodea de gente macanuda.

La Argentina celeste y blanca está endeudada hasta la coronilla, necesita promocionar sus vinos, abrir sus mercados y sobre todo enfrentar la reparación de su economía.

Por eso mi idea es que junto con la gente de Wines of Argentina, la embajada argentina en Brasilia y Juan Pablo Sorín se otorguen los premios honoríficos en Brasil para ‘’El Hermano del Vino Argentino’’, es decir, que sea concedido este premio a personas brasileñas notables y magníficas.

Entre las personas valiosas pueden estar Chico Buarque, Caetano Veloso, Gilberto Gil etc, para que el vino argentino tenga mayor visibilidad y aliados fuertes en este país.

Bueno Sorín mi carta fue una amalgama, hablaba al mismo tiempo con la gente y con vos.

Pero aprovecho la oportunidad para enviarte un entusiasta codo, que es la parte importante de mi mecánica corporal, esa que une mi brazo con mi antebrazo.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?