Bodegas preocupadas: más de 40 municipalidades prohíben la venta de vino

Bodegas preocupadas: más de 40 municipalidades prohíben la venta de vino

Los intendentes dicen que vender vino fomenta que la gente incumpla el aislamiento social, mientras que las diferentes agrupaciones que nuclean a los establecimientos vitivinícolas han tomado intervención comunicándose con funcionarios nacionales.

Redacción MDZ

Redacción MDZ

Son varios los municipios del interior de la República Argentina que han decidido prohibir las ventas de bebidas alcohólicas.

Si bien el número todavía no está determinado, son más de 40 los intendentes que tomaron esta determinación, por la cual rápidamente instituciones que agrupan a bodegas han salido a manifestarse en contra.

Los intendentes que tomaron esta medida la justifican diciendo que la comercialización del vino se emparenta con fiestas, reuniones, cumpleaños y celebraciones varias; y eso es lo que quieren desalentar para fortalecer la indicación de cumplir con el aislamiento social obligatorio decretado por el gobierno nacional. "Con ese criterio, habría que prohibir al mate, que es una bebida social; o la venta de carne de asado, que se come en grupo", manifestó un bodeguero.

Bodegas de Argentina se comunicó con Martín Kulfas, ministro de Desarrollo Productivo, a través de una carta, en donde solicita que se reabran las vinotecas. Patricia Ortiz, presidenta de la institución y responsable de Bodega Tapiz, entre otras casas vitivinícolas, dijo a Infobae que se pidió la apertura poque esa decisión de cierre “afecta la cadena de pagos y sobre todo a las pymes, ya que es su canal de ventas”.

Las bodegas del país sufren un duro golpe, pues hoy el enoturismo es una actividad imposible, los bares y restaurantes están cerrados, y la exportación, muy complicada. Las vinotecas entonces se erigen en uno de las pocas opciones de vender, pues la venta online recién se está explorando -algunas la están poniendo en práctica-.

Hay que recordar que, como el vino es considerado alimento, estos establecimientos quedaron exceptuados de los cierres obligatorios dispuestos por el decreto 297, pero la otra cara de esto es que han quedado excluídos de las líneas de crédito para, por ejemplo, poder pagar los sueldos al finalizar las vendimias y a la nómina habitual de empleados, sufriendo además muchas complicaciones para concretar ventas.

La Corporación Vitivinícola Argentina también emitió un comunicado preocupados por la situación, y en el mismo detalló que algunos de los municipios que tomaron esta medida son de Misiones, Salta, Neuquén, Santiago del Estero, Córdoba, Catamarca, Jujuy, La Rioja y Chaco, es decir, la mitad de las provincias de nuestro país

Las disposiciones municipales que dificultan o directamente prohíben la circulación o venta de productos vitivinícolas van en contra de lo establecido en el decreto 297, “que estableció el aislamiento social preventivo y obligatorio, pero exceptuó a la industria de la alimentación”, dice el comunicado de Coviar. “El vino en nuestra concepción cultural, y desde el punto de vista del código alimentario argentino, es un alimento, parte de la dieta mediterránea, nos negamos a verlo como una bebida alcohólica. Pedimos que se unifique el criterio, porque son decisiones que están tomando los intendentes y que están yendo contra la legislación”, explicó el presidente de Coviar, José Zuccardi, a un matutino local.

Eduardo Sánchez, presidente de Fecovita, expresó también que el vino tiene una graduación más baja que otras bebidas alcohólicas y que “prohibirlo sería como prohibir comidas porque la gente come en exceso durante una cuarentena”.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?