Preocupación: el consumo de vino en marzo cayó un 30% comparado al año pasado

Preocupación: el consumo de vino en marzo cayó un 30% comparado al año pasado

Se habla de un panorama desolador porque el turismo vitivinícola es nulo, y los negocios gastronómicos siguen sin funcionar. Tampoco son buenos los pronósticos para abril.

MDZ Divinos

MDZ Divinos

El dato lo brinda la Corporación Vitivinícola Argentina, y es contundente: la caída del consumo de vino estimada en marzo de 2020 respecto al mismo mes pero del año 2019 sería del 30%.

En el comunicado la institución explica que esto se produce “debido a la reducción de un 5% aproximadamente en la venta en los canales tradicionales (supermercados, almacenes, autoservicios) que representan aproximadamente el 70% del consumo, a lo que se suma la disminución a cero en el canal botella abierta (restaurantes, bares, hoteles) junto con el canal enoturismo y vinotecas, las cuales también se han visto ampliamente afectadas en la comercialización”. Las estimaciones para el mes de abril tampoco son buenas, pues desde la Coviar opinan que en este mes también habría una caída del 30%.

En 2019 se comercializaron alrededor de 900.000.000 litros. Las estimaciones dicen que siete de cada diez hogares compran vino al menos una vez al año y la mitad de los argentinos mayores de 18 años lo consumen habitualmente.

Teniendo en cuenta que el 80% de la producción de vino se vende en el mercado interno, la industria vitivinícola le solicitó al Ministerio de Producción su inclusión en el Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción.

Panorama desolador

La realidad es muy dura porque las bodegas y emprendimientos vitivinícolas que tenían sus principales ventas centradas en el mercado local y teniendo como clientes a restaurantes, cantinas, bares y vinerías, han sufrido un abrupto parate en esta cadena de distribución debido al cierre, con motivo de las medidas de público conocimiento.

El 30% del consumo total de vinos en la Argentina se da en espacios de “botella abierta”, en este canal la caída de ventas ha sido estrepitosa llegando prácticamente a ser nula, ya que el consumo de vino es propiamente en el restaurante y no hay delivery de vino junto con la comida.

La situación del turismo vitivinícola es crítica dado que los niveles de facturación se han reducido a cero y seguramente será una de las últimas actividades que pueden retomar el trabajo con normalidad.

En cuanto a las exportaciones de los vinos fraccionados y espumantes durante la segunda quincena de marzo, momento a partir del cual comenzó el aislamiento social obligatorio en nuestro país, y comparándolas respecto a los mismos días del año anterior, “se observa una caída del orden del 21% en valores FOB,  mientras que en volumen este porcentaje se ubica en torno al 19,4%, según datos del Observatorio Vitivinícola Argentino”.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?