Miedo al vino: aunque no lo creas, este trastorno existe y aquí te lo explicamos

Miedo al vino: aunque no lo creas, este trastorno existe y aquí te lo explicamos

La oenofobia o enofobia puede definirse como un terror persistente, anómalo, desproporcionado y totalmente injustificado al vino. Se trata de una enfermedad que sufren algunas personas y que no tiene un origen claro.

MDZ Divinos

MDZ Divinos

Esta fobia no tiene ninguna relación con el hecho de haber tomado un vino que ha parecido desagradable, y tampoco surge por haberse puesto borracho o beodo -en estos casos puede pasar que uno no quiera ni sentir el olor del vino por un cierto tiempo-.

Temor al vino

Este miedo al vino es una patología, y como todos los terrores irracionales, no se sabe a ciencia cierta cuál será su origen. De hecho, muchas de las personas que sufren de esta condición no pueden determinar el día exacto en el que comenzó el miedo, ni saber por qué su cuerpo y su mente reaccionan en contra de esta bebida.

Se trata de una fobia que puede evitarse fácilmente: basta con no comprar vino ni tener botellas de este elixir en casa... y si la familia y amigos conocen esta situación, apoyen a la persona no llevando estos recipientes ni bebiendo esta bebida alcohólica cuando están cerca del enfermo en cuestión.

Es en los bares y en los restaurantes cuando se le complica la existencia a quien tiene enofobia, pues el solo hecho de ver botellas de vino o gente tomando puede afectarlo. Muchos son los que deciden directamente no asistir a este tipo de lugares, pues no soportan el olor a vino o verlo rodando dentro de las copas. 

Algunos de los síntomas y reacciones a esto pueden ser los ataques de ansiedad, sudor, picores en el cuerpo. La recomendación más fuerte es la de recurrir a psicólogos y psiquiatras que puedan ayudar en este sentido, especialmente al tratarse de una fobia, para que puedan tomar medidas para paliar los nervios y poder hacer una vida normal sin miedo.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?