Entrevistas MDZ

Marcelo Belmonte: "En Argentina, la industria del vino tiene que ser más grande"

Lo dice el director de Viticultura y Enología del Grupo Peñaflor, el principal jugador que tiene el mundo del vino en el país y uno de los referentes mundiales.

Federico Lancia
Federico Lancia domingo, 14 de abril de 2024 · 07:03 hs
Marcelo Belmonte: "En Argentina, la industria del vino tiene que ser más grande"
Foto: Rodrigo D'Angelo / MDZ

Marcelo Belmonte es una de esas mentes esenciales que tiene la industria en el país. Es un conocedor como pocos de todos los terruños vigentes dentro de esta enorme extensión geográfica, con diferentes climas y altitudes. Y con una serie de imponderables difícilmente comparables con cualquier otro productor a nivel global. 

Marcelo es el director de Viticultura y Enología de Grupo Peñaflor, hacedor de muchas marcas referenciales del vino argentino y el exportador más grande de la bebida nacional al mundo.

Es una compañía con un alto flujo en materia de números y uno de los principales grupos a nivel mundial. Marcelo coordina el trabajo con más de 700 productores de uva independientes, con más de 3.200 hectáreas productivas propias, 12 instalaciones productivas y presencia en seis provincias vitivinícolas argentinas.

Uno de los grandes conocedores del terruño argentino. Foto: Rodrigo D'Angelo / MDZ.

 

En las siguiente líneas, un pequeño extracto de todo lo que se habló:

-Estamos muy próximos a celebrar una nueva edición del Día del Malbec, ¿corremos el riesgo de transformarnos en monotemáticos?

-El Malbec ha llegado a una madurez. Cuando se llega a ese punto en una determinada variedad, se tienen que empezar a ofrecer al mundo otras alternativas. Lo estamos notando en los mercados. Empieza a haber una mayor demanda por Cabernet Sauvignon, y también por vinos blancos. El mundo está yendo hacia variedades blancas y hay que empezar a poner el foco en ello, escuchar al consumidor.

Para empezar a perforar el 2,5% del share que tiene Argentina en el mercado mundial tenemos que comenzar a ofrecer aquellas variedades que consume el mundo. Tenemos que empezar a diversificar un poco más nuestras propuestas comerciales, porque nuevamente Argentina es una fracción muy chica del mercado mundial y por eso hay que abrir un poco el juego.

El Malbec ha llegado a un nivel de evolución muy importante. Obviamente que todo es mejorable y puede seguir evolucionando, pero hay que empezar a cambiar el foco tras las variedades que requieren otros. 

 

-El tema de los vinos sin alcohol: ¿qué visión tenés sobre esto?

-Hay un debate alrededor de este tema y creo que el que manda es el mercado. Hay una tendencia a la moderación de consumo de alcohol en las nuevas generaciones. Esto es una alternativa y los números lo marcan. Hoy es una fracción menor, pero está creciendo a tasas superiores que en el caso de las cervezas desalcoholizadas o con cero alcohol. Si bien a nivel mundial, el gran consumo de alcohol es de la cerveza, es el vino y fundamentalmente los espumantes desalcoholizados son los que están creciendo aún a un mayor ritmo. Es algo en donde el consumidor manda y hay que estar atentos.

Hacer crecer a la industria, el principal objetivo de Marcelo Belmonte. Foto: Rodrigo D'Angelo / MDZ

-Y con la enología, ¿cómo te llevas? Hay un tendencia a hablar solo del viñedo hoy…

-La buena enología y la buena viticultura van de la mano, y esa unión es imbatible. Uno se puede mover en determinados límites, pero siempre dentro de lo que sabemos que va a producir vinos de calidad y en forma consistente año tras año. Obviamente que también nosotros como grupo, vamos detrás de la investigación y desarrollo. Para conocer realmente el impacto de las prácticas en viñedo o en enología, uno tiene que tocar extremos. Esto lo hacemos a nivel experimental y para generar conocimiento. Dentro de esto, existen vinos con más o menos madera, más frescos o algo más maduros. Creo que todos son correctos. Cada uno tiene su filosofía y hay que respetarla. 

 

-Y según tu vasta experiencia, ¿hacia donde va la enología en la Argentina?

-Hay una evolución. Desde que regresé de California, vi que pasamos de vinos más maduros, con más impacto de las crianzas en madera a una muy buena enología, pero más mirando el lugar y adaptándose a él. En la Argentina hay una evolución enorme, porque en una primera etapa fuimos guiados por estos “Fly Winemakers”... y ahora hemos desarrollado el propio saber hacer: creo que estamos en esa etapa.

El desafío que tenemos es el siguiente: ¿cómo hacemos que esta industria sea más grande en Argentina? Es decir, cómo podemos perforar este 2,5% del Share mundial. Cómo aumentamos nuestras ventas de vino argentino al mundo. La verdad que en los últimos años se ha llegado a un techo e incluso, un retroceso en algunos mercados. Ahí está el desafío: cómo invertir más en intangibles, en valores de marca, en imagen país, en tratados de libre comercio. Realmente necesitamos ampliar esta masa de facturación a nivel de industria argentina que permita que la cadena nuevamente entre en un círculo virtuoso.

Mirá la entrevista completa a continuación

Archivado en