Tres trucos para conservar tus champiñones frescos por más tiempo

Tres trucos para conservar tus champiñones frescos por más tiempo

El tiempo y la humedad son los factores a considerar cuando se piensa en la óptima conservación de los champiñones.

MDZ Gastronomía

MDZ Gastronomía

Los champiñones son tan deliciosos como difíciles de usar, debido a que se oscurecen y se echan a perder enseguida. En esta oportunidad, compartimos los mejores secretos a tener en cuenta para evitar que esto pase y te contamos todo lo que hay que saber al respecto. No te pierdas los detalles.

Los champiñones aportan un toque sumamente distintivo en las preparaciones gastronómicas - Fuente: pixabay.com

Champiñones: 3 claves para una óptima conservación


1. Prestar atención al momento de comprarlos

Puede parecer una obviedad, pero la clave para una buena conservación de los champiñones pasa por actuar con cuidado desde el preciso instante en que se entra contacto con los mismos, es decir, el momento de la compra.

A la hora de elegirlos, es fundamental prestar la mayor atención posible y asegurarse de que presentan un color sumamente blanco, o a lo sumo ligeramente cremoso.

Si ya están un poco oscuros, lo mejor que se puede hacer es evitarlos debido a que esto significa que cuentan con varios días de recolectados. En línea con esto, también se recomienda no comprar aquellas versiones que ya vienen cortadas o laminadas.

Por último, otro secreto a tener en cuenta es que lo ideal sería comprar los champiñones frescos en el mismo día en que se piensan cocinar y adquirir la cantidad precisa y necesaria, de forma tal que no sobre nada.

2. Lavarlos con agua solo de ser necesario y usando muy poca cantidad

Se dice que los champiñones están compuestos por un 95% de agua, cifra más que suficiente para comprender que no necesitan más de este elemento. Dicho de otra manera, un exceso un agua facilita y agiliza el proceso de oxidación de estas setas.

En el caso de que sea necesario limpiar los champiñones, el secreto a tener en cuenta pasa por usar el agua solo cuando sea necesario y aplicando la menor cantidad posible.

Nada de sumergirlos en recipientes llenos o de exponerlos a fuertes chorros de agua. Siempre que se pueda, optar por papel de cocina o bien por algún cepillito que ayude a retirar los restos de tierra.

3. Conservarlos con mucho papel absorbente

Si por algún motivo no se los puede cocinar en el mismo día de la compra, o si se adquirieron cantidades de más, de forma tal que la conservación es inevitable, la clave a considerar pasa por evitar la humedad.

Para esto, lo que hay que hacer es sencillo: basta con usar la mayor cantidad posible de papel absorbente. En un táper de plástico, hay que poner papel tanto en el fondo como por encima de los champiñones y, de ser posible, también un poco rodeando cada unidad.

Esto permite que los champiñones no absorban la humedad que se desprende y, por lo tanto, retrasa el proceso de oxidación.

Para finalizar, también es importante que, al momento de guardarlos, se elija el lugar menos frío del refrigerador.

¿Qué opinas? ¿Estabas al tanto de estos trucos para conservar los champiñones frescos por una mayor cantidad de tiempo?

Este contenido se publica solo con fines informativos y no puede sustituir la labor de un profesional. Le recomendamos que consulte con su Nutricionista de confianza.

Para dudas, sugerencias de nuevos temas de cocina y comentarios, te invitamos a escribirnos a contacto@mdzol.com y responderemos a la brevedad.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?