Salud mental y sus terapias

Polémicas y quejas por el boom de las terapias alternativas

La pandemia dejó demasiados problemas de salud mental, más de los que ya había, por lo que las terapias alternativas ganaron mucha popularidad y generando una controversia de la que todavía se habla.

MDZ Estar Mejor
MDZ Estar Mejor lunes, 17 de junio de 2024 · 16:10 hs
Polémicas y quejas por el boom de las terapias alternativas
Las terapias alternativas ganaron mucha popularidad y generando una controversia después de lo que dejó la pandemia. Foto: Shutterstock

Desde la época del encierro por la pandemia, las terapias alternativas han ganado popularidad, especialmente en Mendoza. Técnicas como las Constelaciones Familiares y la Biodescodificación son buscadas por aquellas personas que desean sanar emocionalmente. Sin embargo, la falta de aval científico y regulación de estas técnicas ha generado debate en el ámbito de la salud mental.

En un caso notable, una jueza mendocina ordenó sesiones de Biodescodificación para infractores, lo que despertó críticas del Colegio de Psicólogos de Mendoza por el uso de técnicas no certificadas. Pese a esto, muchas personas recurren a estas prácticas buscando ser escuchadas y acompañadas.

Mónica Balderrama, especialista en estas disciplinas, defiende su utilidad. Explica que interpretan síntomas físicos y emocionales no gestionados, ofreciendo acompañamiento. Aunque no curan, proporcionan un espacio para explorar y entender las emociones, trabajando en conjunto con psicólogos y otros profesionales.

Las terapias alternativas ganaron mucha popularidad y generaron controversia después de lo que dejó la pandemia.
(Shutterstock)

Balderrama subraya la importancia de que sus pacientes compartan los hallazgos de las sesiones con sus terapeutas tradicionales, promoviendo así una colaboración interdisciplinaria. No obstante, los profesionales de la salud mental insisten en la necesidad de una formación académica sólida y regulación adecuada para evitar riesgos.

Este tipo de terapias alternativas atraen a quienes buscan respuestas más allá de la medicina convencional, la de toda la vida. Aunque controvertidas, ofrecen una variante valiosa para muchos en su búsqueda de bienestar emocional y físico. La clave, según los expertos, es utilizarlas como complemento y no como sustituto de los tratamientos médicos llevados a cabo por profesionales de la salud mental.

Las terapias alternativas ganaron mucha popularidad y generaron controversia después de lo que dejó la pandemia.
(Shutterstock)

A pesar de la falta de respaldo científico, la demanda de estas terapias sigue creciendo. Las sesiones pueden costar entre $12.000 y $15.000, y se realizan tanto presencialmente como por videollamada. La oferta es amplia, incluyendo Biodescodificación, Constelaciones Familiares y otras técnicas orientadas al bienestar integral.

Es por esto que el Colegio de Psicólogos de Mendoza elaboró un documento destacando la importancia de diferenciar entre prácticas profesionales y alternativas. Resaltan que las terapias alternativas, sin regulación, pueden representar riesgos y enfatizan la necesidad de que las intervenciones sean realizadas por profesionales capacitados y con respaldo científico.

Archivado en