Toma nota

Cambios simples en tu dieta para aumentar la energía

Al adoptar estos hábitos sencillos, mejoramos nuestra salud física y potenciamos nuestro ser.

MDZ Estar Mejor
MDZ Estar Mejor miércoles, 29 de mayo de 2024 · 17:17 hs
Cambios simples en tu dieta para aumentar la energía
Un cuerpo saludable con simples cambios. Foto: Archivo

En el camino encontramos un mar de opciones complejas y dietas de moda que prometen milagros. Sin embargo, para sentirnos llenos de vida podríamos hallarlo en prácticas sencillas y realizando pequeños cambios en nuestra alimentación diaria.

La energía nos permite enfrentar nuestros días con entusiasmo. Aunque factores como la genética, un sueño reparador, una mente serena y la actividad física juegan roles importantes, no podemos subestimar el poder de una dieta equilibrada. Asi que estos hábitos sencillos te cambiarán por completo.

Hidrata tu cuerpo.

Cada célula de nuestro cuerpo depende del agua para funcionar correctamente. Aumentar la ingesta de agua no solo mejora la hidratación, sino que también ayuda a transportar nutrientes y eliminar desechos, manteniéndonos alerta y vigorosos. Un simple vaso de agua al despertar puede ser el primer paso para un día lleno de energía.

Omitir comidas puede parecer una forma rápida de reducir calorías, pero en realidad, puede causar el efecto contrario en nuestros niveles de energía. Al no comer, nuestro cuerpo entra en modo de conservación, ralentizando el metabolismo y disminuyendo la producción de energía. Un desayuno, almuerzo y cena balanceados, complementados con snacks saludables, aseguran un suministro constante de energía durante todo el día.

Come snacks saludables.

Iniciar el día con proteínas es darle a nuestro cuerpo un aviso. Las proteínas son fundamentales para construir y reparar tejidos, y también para mantenernos saciados. Un desayuno rico en proteínas, como huevos o yogurt griego, nos prepara para enfrentar el día con una reserva de energía duradera.

Los snacks no tienen que ser el enemigo de una dieta saludable. Elegir opciones nutritivas como frutas y frutos secos proporcionan ese impulso necesario entre comidas. Estos snacks calman el hambre y también te brindan una dosis de energía sin el bajón que provocan los azúcares refinados.

Archivado en