¡A tomar nota!

Los tres mejores rituales para dormir a un bebé

El descanso de un bebé es fundamental en su desarrollo, motivo por el cual necesitamos cubrir una serie de necesidades para que pueda dormir. Te compartimos esos rituales.

MDZ Estar Mejor
MDZ Estar Mejor viernes, 2 de febrero de 2024 · 22:10 hs
Los tres mejores rituales para dormir a un bebé
El sueño de los niños es clave en su época de desarrollo (SHUTTERSTOCK).

Un bebé que duerme bien es un bebé sereno, que se siente seguro y tranquilo, y viceversa. Permite que recargue energías, que se sienta contenido y, sobre todo, que pueda desarrollarse de la mejor manera en una etapa clave de su crecimiento. Eso sí, para conseguir que esté tranquilo y pueda descansar, necesitará tener algunos rituales a adoptar.

Para lograr esta armonía, Irene Moreno, asesora de sueño infantil de Baby Koala Coach (@babykoala.coach), destaca la importancia del método previo al momento de dormir como algo clave. “Es un momento especial de conexión emocional con mamá o papá, muy necesario para que se vayan a dormir en calma”, detalla.

El descanso de un bebé es clave para su desarrollo (SHUTTERSTOCK).

Según la edad del niño podemos hacer diferentes tipos de rituales previos a dormir, Y es que según el niño avanza en su desarrollo, sus necesidades a la hora de dormir también lo hacen, por lo que en cada etapa hay que tener en cuenta diferentes aspectos.

En los primeros 0-4 meses, la experta aconseja crear un ambiente tranquilo con luces tenues antes de dormir. Recomienda dar la última toma de leche con luz ligera y luego continuar en oscuridad para facilitar la conciliación del sueño.

Entre los 5-12 meses, cuando los bebés diferencian día y noche, se sugiere incorporar rituales específicos. Establecer acciones antes de dormir, como dar masajes suaves o cantar una canción, contribuye a la rutina y favorece la relajación.

En el período de 12-24 meses, se pueden incluir cuentos en el ritual. A medida que los bebés prestan más atención al contenido, esta actividad puede ayudar a relajarlos y prepararlos para el descanso.

Según su etapa, los bebés necesitan diferentes rituales para poder dormir (SHUTTERSTOCK).

De 24-36 meses, un buen ritual podría incluir un baño relajante, aseo, puesta de pijama limpio, cena, despedida de un progenitor, cepillado de dientes y tiempo para un cuento antes de dormir. Introducir una luz táctil con temporizador puede indicar que es hora de dormir al apagarse al final del ritual.

Más allá de los 36 meses, los niños más maduros pueden ajustar el ritual de sueño a sus nuevas necesidades. Se pueden leer libros más complejos, realizar actividades de charla con los padres y repasar el día para mantener el vínculo y garantizar un ambiente propicio para un sueño tranquilo.

Según Irene Moreno, el tiempo de conexión con los niños puede extenderse durante muchos años, adaptándose a sus cambios y necesidades en constante evolución. Estos rituales no solo favorecen el descanso, sino que fortalecen la conexión emocional entre padres e hijos.

Archivado en