La maldición del Oscar de Sandra Bullock: cómo fue su trágica vida después de recibir la estatuilla

La maldición del Oscar de Sandra Bullock: cómo fue su trágica vida después de recibir la estatuilla

Desde que ganó la estatuilla, la actriz cayó en una serie de hechos muy adversos, como la traición de su marido y una separación muy conflictiva.

MDZ Espectáculos

MDZ Espectáculos

Sandra Bullock conquistó Hollywood hace muchos años, a partir de su mixtura entre la capacidad de interpretar historias románticas y sus dotes para llevar adelante films de acción, donde la mujer exhibe un carácter fuerte y decidido.

La actriz, de 57 años, ha generado una carrera prolífica, repleta de éxitos, aunque solamente en una ocasión se adjudicó un premio Oscar, la codiciada estatuilla, que ganó en 2010 por su trabajo en Un sueño posible. Paradójicamente, desde ese instante de consagración se abrieron las puertas a un verdadero calvario personal, a una debacle emocional impresionante.

Resulta que su marido de ese entonces, Jesse James, la engañaba en reiteradas ocasiones con diferentes mujeres. Una situación que alcanzó estado público y que sumió a Sandra en un estadio de dolor gigantesco, inconmensurable, del que le costó horrores recuperarse.

Incluso, durante el rodaje de la película por la que Bullock se alzó con el Oscar, James mantenía relaciones con una tatuadora, llamada Michelle McGee. Esta mujer describió en una entrevista que mantuvo encuentros con Jesse durante un extenso periodo, de más de once meses. Hasta en la mismísima casa de Sandra.

La tatuadora reconoció: “Me siento mal por Sandra. Sé por lo que está pasando. Debe estar herida, devastada, disgustada y avergonzada. Me gustaría ofrecerle unas disculpas sinceras”. Pero eso no fue todo, había mucha más suciedad bajo la alfombra.

A través de investigaciones de los medios, se llegó a la conclusión que James tenía el hábito de buscar mujeres, que le interesaban aquellas que tuvieran tatuajes y físicos exuberantes. En ese raid brotó  a la luz otra infidelidad, ya que una stripper, Melissa Smith, contó que se enroló en un romance con Jesse

Cuando todo ya estalló por los aires, este hombre no tuvo más remedio que aceptar públicamente todo el daño que le causó a Bullock. “Está claro que sólo hay un culpable de todo esto y esa persona soy yo. Espero que algún día pueda encontrar el perdón en su corazón”, expresó.

A pesar que James intentó recomponer el matrimonio, incluso con una internación en una clínica para sanar su adicción al sexo, Sandra no quiso saber nada y se divorció. 

James se internó en una clínica de rehabilitación para tratar su adicción al sexo y salvar su matrimonio, pero Bullock ya había tomado una decisión: el divorcio era un hecho. Con el tiempo describió esos años tormentosos: “Estuve literalmente en el suelo. Pensé que estaría con el corazón roto por siempre. No sabía cómo continuar, sólo opté por tomar tiempo para asimilarlo”.
 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?