Quienes fueron los novios de Penélope Cruz que no sabías que había tenido

Quienes fueron los novios de Penélope Cruz que no sabías que había tenido

La española cumplió 47 años en abril pasado. Y estos fueron los caballeros que le robaron su corazón a lo largo de su vida.

MDZ Espectáculos

MDZ Espectáculos

Se sabe: la española Penélope Cruz es una de las mujeres más lindas del mundo. Hoy, a los 47 años, está felizmente casada con su compatriota Javier Bardem, quien también es el padre de sus dos hijos. Pero antes del famoso actor, Cruz tuvo una vida amorosa muy activa que vale la pena recorrer.

“Siempre fui muy feliz y libre, y por eso me dejé llevar por lo que me dictó el corazón en cada momento”, aseguró Penélope en uno de los pocos reportajes que dio a lo largo de su carrera (es muy reservada de su intimidad y mucho más desde que está con Bardem).

Por su vida pasaron mega estrellas de Hollywood de manera formal (Tom Cruise y Matthew McConaughey para empezar), pero también algunos personajes que fueron rumores o fotos tomadas por los paparazzis que también fueron algo más que un touch and go. ¿Quiénes? ¡Aquí vamos!

Este poker lo integran Matt Demon, Olivier Martínez, Nicolas Cage y Josh Hartnett, todos señores que pasaron de alguna manera por su vida antes de conocer y formalizar con Javier Bardem.

El primer gran novio “oficial” de Cruz fue Nacho Cano, el cantante de la banda Mecano, después de trabajar juntos en un video del grupo español (La fuerza del destino). Todo se inició a finales de los ’80, cuando eran “dos niños”. Tuvieron mil crisis, pero siempre las superaron.

Estuvieron juntos hasta 1995, cuando finalizó el romance después de vivir apenas días en Nueva York y Londres (allí fue donde aprendió muy bien a hablar inglés, algo que de chica le costaba).

En 1997, Penélope cayó otra vez en la trampa de cupido: un empresario y jinete llamado Gigi Sarasola fue su novio, pero tan sólo por algunos meses (llegaron a vivir juntos, lo que fue todo un lío porque ella “muy pequeña. No tiene ni 20 años”, decían los medios). Ya en los Estados Unidos (se fue para ese país para iniciar su carrera) y con la llegada del nuevo siglo, en pleno rodaje de Vanilla Sky, apareció Tom Cruise.

Corría el año 2001 y allí comenzaron los primeros escándalos por las fotos tomadas en las calles (los dos son muy pocos amigos de la prensa). Estuvieron juntos hasta 2004, donde ella en pleno rodaje conoció a Matthew McConaughey y el flechazo fue inmediato. “Cruz siempre o casi siempre sacó a sus novios de los set de grabación”, bromean en España.

Esa pareja también duró poco: dos años. Y todo se terminó mediante un parte de prensa en el que declararon que se darían un tiempo. En 2007, Penélope “sentó cabeza”. En el 2000, en la famosa Jamón, Jamón, habían compartido elenco, pero en este verano europeo fue cuando formalizó. 

Lo hizo, no era para menos, mientras filmaban una peli de Woody Allen, Vicky Cristina Barcelona, como ya se contó, los dos se “perdieron” en los set. Y ese amor duró “para siempre”. Las primeras fotos de la pareja fueron unas vacaciones que tomaron en las Islas Maldivas.

En 2010 se casaron en secreto en las Islas Bahamas, en una propiedad secreta de su amigo Jhonny Depp. Y en 2011 nació Leo, su primer hijo (nació en Los Angeles, Estados Unidos). Luna, su hija menor, llegó al mundo en 2013, en Madrid, España. Desde ese momento, a contramano de lo que fue su vida, Cruz nunca más habló de sus relaciones personales en los medios.

“La primera vez que fui madre me forcé a mí misma a ser una supermujer del tipo: 'Tendré un parto natural y a las doce horas estaré saliendo del hospital subida a mis tacones’. Ahora hago la vista atrás y me digo: '¿Quién te pidió que hicieras eso? ¿Quién te dijo que no delegaras, que sintieras que tenías que hacerlo todo las 24 horas del día y que te olvidaras de cuidar de ti misma? No me respetaba a mí misma haciendo eso”, afirmó con una mirada feminista ejemplificadora.

Sobre el año y los años que le faltan vivir, Pe cerró: “Cuando me hablan acerca de envejecer como actriz, pienso ‘¿qué mierda es esta? No voy a darle ni dos minutos a su pregunta’. Y es que algo cambió cuando di a luz a mi hija y empecé a pensar: ‘¿Por qué las mujeres todavía tienen que estar hablando de esto? Es una locura. Quiero ser libre y ser consecuente con mis decisiones de vida”.
 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?