La traumática relación de Steve Jobs con su hija mayor: “No recibirás nada”

La traumática relación de Steve Jobs con su hija mayor: “No recibirás nada”

Lisa Brennan-Jobs detalló en su libro “Small Fry” el maltrato psicológico que tuvo que soportar por parte de su padre.

MDZ Espectáculos

MDZ Espectáculos

Ya pasaron 10 años del fallecimiento del empresario y cofundador de Apple, Steve Jobs. Su figura se encuentra muy vigente entre los fans de la marca de la manzanita, por lo que los jóvenes emprendedores leen y predican algunas de sus frases empresariales más recordadas. Pero no todo fue color de rosa en la vida del magnate estadounidense, que tuvo dos caras muy marcadas en su personalidad, la del éxito y la revolución en el sector informativo y una radicalmente distinta como padre, sobre todo de su primera hija Lisa.

La relación entre Jobs y su primera hija comenzó de la peor manera ya que no solo que no reconoció a la misma como suya hasta que una orden judicial lo obligó, sino que llegó a declarar que era estéril, cuando años más tarde tuvo otros tres hijos: Eve Jobs, Reed Paul, Erin Sienna. Incluso el norteamericano dio el nombre de otro hombre como posible progenitor de la pequeña Lisa.

En septiembre del 2018 Lisa Brennan-Jobs lanzó su libro “Small Fry” donde relató cómo fue la fría relación con su padre. “Hasta los dos años, mi madre complementaba lo que recibía de prestaciones sociales con trabajos de limpieza y camarera. Mi padre no ayudaba en absoluto" rememoró la hija del fundador de Apple.

Fuente: Instagram Steve Jobs

En otra de las primeras anécdotas y capaz la más traumática. La escritora que en ya tiene 43 años, confesó que Steve Jobs la obligó a presenciar una escena íntima con su madrastra cuando tenía apenas 9 años. Según indicó la autora, Jobs abrazó a su esposa, Laurene Powell Jobs frente a la familia, "y movió las manos hacia sus senos y a lo largo de sus piernas mientras gemía de manera exagerada". Cuando Brennan-Jobs pretendió retirarse su papá la obligó a permanecer en la habitación y no tuvo más opción que mirar para otro lado para evitar presenciar dicha situación: "Quédate aquí. Este es un momento familiar y es importante que seas parte de la familia".

Fuente: Instagram Lisa Brennan-Jobs

Años más tarde y con una forzada relación, Steve Jobs se encontraba sentado junto a su hija en uno de los tantos autos deportivos que tenía en su poder. En ese momento, Lisa le consultó si cuando ya no necesitara ese automóvil y pensara en cambiarlo por otro, ella podría quedárselo. En ese momento, el empresario sacó a relucir su lado más avaro: "Por supuesto que no". "Para entonces ya sabía que no era generoso con el dinero, la comida o las palabras. Pero no terminó allí. Jobs continuó con su diatriba: "No recibirás nada, ¿entiendes? Nada. ¡No recibirás nada!", señaló Brennan-Jobs. De este tipo de anécdotas hay varias más en el mencionado libro de Lisa. Igualmente, la escritora dejó en claro que absolvió a su padre de todos estos malos recuerdos y aclaró que lo acompañó hasta el último momento de su vida cuando perdió la batalla contra el cáncer de páncreas.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?