A casi 30 años: el gesto de Freddie Mercury que lo volvió inmortal

A casi 30 años: el gesto de Freddie Mercury que lo volvió inmortal

Antes de su muerte, el reconocido cantante dejó una serie de pedidos que hasta el día de hoy se siguen llevando a cabo.

MDZ Espectáculos

Un 24 de noviembre de 1991 el mundo entero lloraba la muerte de Freddy Mercury. Luego de luchar varios años contra el Sida, el líder de Queen pasó sus últimos días con sus personas más cercanas. Meses antes de su fallecimiento, el cantante de 45 años dejó su testamento en el que distribuida sus bienes a su círculo más íntimo pero dentro de sus peticiones hay un pedido que se siguen cumpliendo hasta el día de hoy.

Los últimos meses de su vida, Freddy estuvo acompañado por su pareja Jim Hutton, su asistente Peter Freestone, su chef Joe Fanelli, y quien fuera su compañera de aventuras, primero como novia y luego como amiga, Mary Austin. Ella fue quien estuvo al lado de Mercury el día que su cuerpo le dijo basta a su enfermedad.

En el testamento, Freddy decidió que Mary se quedará con su mansión en Kensington, los derechos de sus canciones y la ubicación de sus cenizas, solo la exnovia del líder de Queen saben dónde están. Los padres y la hermana de Mercury recibieron una importante cantidad de dinero, al igual que su pareja Jim Hutton. Sus empleados más cercanos su chef, chofer y asistente personal, y sus varios gatos también fueron beneficios con las regalías del nacido en Tanzania.

Pero uno de los pedidos que figuraron en el testamento de Freddy Mecury es que los almacenes londinenses Fortnum & Mason tienen que enviarle todos los años una cesta de Navidad todos a cada una de las personas que dejó anotadas en una lista. Los gastos se descuentan a cargo del cantante. Esta decisión viene de la mano de una frase que dijo el intérprete de "Another One Bites the Dust”: "Un pequeño regalo, un gesto, un detalle... significa mucho más que alguien que te compre el Big Ben".

Una las personas que recibe este regalo hace casi 30 años es Elton John. El británico era uno de los amigos más íntimos de Freddy, que al mes de su muerte, le llegó el primer obsequio del cantante de Queen. "Apareció un amigo en la puerta de mi casa y me entregó algo envuelto en una preciosa funda de almohada. Lo abrí y dentro había una acuarela de uno de mis pintores favoritos. Venía con una nota de Freddie que decía: 'Querida Sharon, vi esto en una subasta y pensé que te encantaría. Te quiero, Melina", comentó Sir Elton en el libro “Love is the cure: On life, loss and the end of AIDS”.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?