Testimonio desgarrador: la mamá de La Familia Ingalls reveló el infierno que vivió en la serie

Testimonio desgarrador: la mamá de La Familia Ingalls reveló el infierno que vivió en la serie

Karen Grassle se animó a relatar los malos tratos y abusos de poder que padeció en el programa.

MDZ Espectáculos

MDZ Espectáculos

La familia Ingalls se erigió en un clásico, uno de esos programas inoxidables que trascendieron a su época y que marcaron una era. Con sus siete años al aire, entre 1974 y 1981, el show acompañó a miles de millones de hogares con sus historias.

Ese entorno de una pradera, de animales, de vínculos intrafamiliares, de aventuras y de desafíos generaba un imagen de positivismo, de un mundo ideal. Claro que eso se reflejaba para el exterior, pero en las entrañas del grupo de trabajo la realidad distaba enormemente. Por lo menos por lo que confesó Karen Grassle, la actriz que interpretaba a la madre de la familia.

En una reciente entrevista con la revista People, Karen sacó a relucir una gama enorme de padecimientos que transcurrieron durante esos largos años de rodaje del programa. Principalmente, el calvario se creó en torno a la figura de Michael Landon, el protagonista y quien también oficiaba de director de la serie.

El vínculo comenzó viento en popa, con mucha conectividad entre Grassle y Landon, tanto delante de las cámaras como cuando se apagaba la luz roja. Claro que en esa época las jornadas de grabación se tornaban eternas y convivían por periodos muy extensos.

Cuando el éxito llamó a la puerta de La Familia Ingalls algo cambió en la relación. En primera instancia, la actriz recordó que se sentó con Michael para negociar un aumento en el salario y lejos de entenderla y apoyarla como un amigo, el director la presionó para que no insistiera con su petición.

Como si fuese poco, Landon activó una especie de reprimenda muy dura, dado que le quitó participación en los guiones y con el transcurso de los años le redujo sus apariciones al aire. Pero eso no fue todo, todavía restaba un comportamiento más incómodo y horrendo.

Grassle juntó valor y se retrató lo que sucedía en las escenas de intimidad de ese matrimonio de ficción: “Me encantaba interpretar esas escenas en las que hablábamos de la crisis de la ciudad y coqueteabamos entre nosotros, eran escenas realmente dulces, pero él comenzó a contar chistes obscenos mientras estábamos sentados en esa cama, y yo no tenía ningún lugar a donde ir“.

Ese abuso de poder, esos rasgos de machismo recalcitrante se agudizaron, por eso Karen se animó a describir las emociones que la tiñeron durante esos momentos: “Estaba atrapada en esa pequeña cama en esa pequeña habitación, con hombres alrededor y había luz sobre nosotros. Fue tan humillante”.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?