Escándalo con una ganadora de MasterChef México

Escándalo con una ganadora de MasterChef México

A la campeona de la tercera temporada le clausuraron su restaurante por una polémica razón.

MDZ Espectáculos

MDZ Espectáculos

MasterChef México viene haciendo historia en la televisión desde el 2015, cuando se emitió la primera edición del formato que es todo un éxito en diversas partes del mundo y que busca al mejor cocinero amateur del país.

Desde el mencionado año, se transmitieron diversas temporadas, que fueron variando desde la modalidad tradicional, la junior y la que pone a competir a las celebridades, como el que está al aire en la actualidad.

Lo cierto es que, sea de la forma que sea, los participantes del programa se convierten rápidamente en las estrellas del momento y la audiencia toma partido por su favorito, esperando se consagre campeón al final de la transmisión.

Por eso, cada concursante del reality tiene que tener mucho cuidado de lo que hace en su vida personal, porque la prensa todo lo sabe, y un pequeño error se puede convertir en escándalo, como le pasó a Honorina Arroyo, la ganadora de la tercera temporada de MasterChef.

Consagrarse campeón del show de TV Azteca te posiciona de cierta manera, tanto como nueva figura de la televisión y como estrella gastronómica. Obviamente los comensales irán tras esa “fama” y no se querrán perder probar un plato de la celebridad del momento.

Al ganar el programa en 2017, Honorina, quien conquistó al público por su humildad y gran corazón, puso todas sus energías en abrir su propio restaurante de “antojitos” en Tlaxcala, ciudad de la que es oriunda.

Pero parece que ese gran corazón no le sirvió para mantener su establecimiento lejos de los escándalos, porque el pasado julio se lo clausuraron y por una razón un tanto polémica.

Según las críticas en las redes sociales, el comercio de la ganadora de MasterChef México desechaba su basura en el río Zahuapan y las autoridades locales no se lo dejaron pasar.

Todo se supo a través de una publicación en Twitter, con imágenes como pruebas, que decía: “Quisiera reportar el restaurante de Doña Honorina en casa de artesanías, donde por la puerta trasera salen a tirar deshechos, saliendo de manera personal la señora a tirarlos”.

Y eso no fue todo. Además de tener que cerrar el establecimiento, la figura del reality tuvo que abonar una excesiva multa por contaminación ambiental.

Actualmente todo parece haberse calmado para la campeona de MasterChef, y el local gastronómico está operando con normalidad, sin embargo esa mancha quedará para siempre en su trayectoria.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?