Por qué Jennifer Aniston y David Schwimmer nunca pudieron concretar su historia de amor

Por qué Jennifer Aniston y David Schwimmer nunca pudieron concretar su historia de amor

Los actores conquistaron millones de corazones con sus personajes en la exitosa serie Friends, y su química traspasaba la pantalla a pesar de que existían conflictos para iniciar un romance.

MDZ Espectáculos

MDZ Espectáculos

Los guionistas y productores decidieron que aquel libreto estaba bien, que era capaz de atraer a una gran audiencia y con ello, ganancias para todos los trabajadores de la serie. Sin embargo, nunca se imaginaron que su original pero sencilla idea iba a estar ligada a uno de los proyectos audiovisuales más grandes del mundo que marcó, sin lugar a dudas, un antes y un después en la historia de las ficciones.

¿De qué se trataba la idea? De un grupo de amigos que vivían en New York y que día tras día tendrían que afrontar las personalidades de cada uno y con ello sobrellevar los problemas comunes y diarios a los que se enfrentaban. ¿El nombre de la gran pieza? Friends.

El primero en ser contratado para esta obra fue el actor David Schwimmer quien encarnaría al romántico y algo inmaduro personaje de Ross Geller, que -a pesar de haber recibido críticas en los últimos años por su celosa relación con Rachel- se convirtió en uno de los más queridos del público y más aclamados por la audiencia.

No obstante, aquel vínculo de idas y vueltas con esta mujer en cuestión, la cual fue protagonizada por más de una década por Jennifer Aniston, provocó que la química que se veía en la ficción traspasara rotundamente la pantalla y creará que los fanáticos de ambos pidieran que su amor se viera en las calles reales de Estados Unidos.

Pero el conflicto entre ambos era que cada vez que uno abandonaba a una pareja, el otro estaba iniciando un vínculo romántico, por lo que nunca pudieron establecerse sentimentalmente sin lastimar a los otros involucrados. 

Schwimmer, por su parte, mantuvo una gran lista de romances que se consolidaron con la llegada de la artista británica Zoë Buckman, quien no solo era 24 años menor que él, sino que además sostenían una relación a distancia hasta que ella decidió mudarse a Norteamérica. Allí se casaron y en 2011 se convirtieron en padres de una pequeña, a pesar de que en 2017 anunciaron su separación.

Y mientras él cambiaba de pareja, Jennifer estaba en otra etapa de noviazgos, por lo que tardaron más de 20 años en reconocer públicamente que durante las grabaciones se vieron sumamente enamorados, pero de un amor prohibido que no podía iniciarse hasta que ambos no se encontraran “disponibles”.

En el mítico y exitoso “reencuentro de Friends”, David aseveró que estaba perdidamente interesado en su colega: “En la primera temporada, yo estaba muy enamorado de Jen”. Y, tímida pero rápida de palabras, Aniston confesó que ella igual: “Fue recíproco”.

Pero ante la expectativa de los fanáticos de la serie que les rogaban mediante las redes sociales que confirmen que de todas maneras habían vivido un affaire, el actor aclaró la situación: “En un momento dado los dos tuvimos un importante enamoramiento el uno del otro, pero fue como dos barcos pasando, porque siempre había uno de los dos que estaba en una relación y nunca cruzamos ese límite”.

De todas maneras, aunque ambos se encuentran solteros en la actualidad, ya aseguraron que su vínculo pasó a un fuerte “nivel de hermandad”, por lo que no están seguros de iniciar una historia romántica que podría, en un futuro, destruir el gran cariño que lograron sostener con el paso de los años.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?