La grave denuncia de una ex modelo de Victoria Secret

La grave denuncia de una ex modelo de Victoria Secret

Una de las modelos más populares de la prestigiosa marca hizo declaraciones que sorprendieron a todos.

MDZ Espectáculos

MDZ Espectáculos

El universo del modelaje engloba todo tipo de aristas, de ángulos para abordar y analizar. En un sendero más visible implica un modo divertido de sumar experiencias, con viajes por el mundo y actividades creativas. Pero también encierra presiones sobre la imagen, que pueden repercutir nocivamente en la salud.

En los últimos días se viralizó con fuerza una historia dura, que ratifica las condiciones adversas que se vivían en otras décadas, que paulatinamente fueron virando con el entendimiento que la identidad visual de las marcas deben estar en consonancia con los cuerpos naturales.

Erin Heatherton se convirtió en la principal cara de la enorme Victoria Secret´s, ese gigante de la indumentaria femenina, muy aspiracional. Desde el 2008 al 2013, la blonda desfiló para esa marca estadounidense y en apariencia todo era felicidad para ella.

No obstante, Erin se animó a romper el silencio y compartió con el mundo los flagelos que padeció por sumirse en las presiones de las autoridades de la empresa. Tal grado de requerimientos que la hundió en prácticas muy nocivas como el consumo de pastillas para adelgazar y hasta la inyección de hormonas artificiales.

La modelo quiso saciar los pedidos de la marca, esas exigencias horrendas por mantener una figura ultra delgada, por eso visitó a un “nutricionista de estrellas”. “Me recetó una píldora para adelgazar llamada fentermina, a la que mi terapeuta llamó luego ‘metanfetamina para el baño’”, contó.

Dentro de esos tratamientos contraproducentes, Erin describió: “Empecé como una diabética inyectándome el estómago cada mañana. Lo veo como un corte emocional porque estaba tan en contra de todo lo que estaba haciendo, pero lo hacía a regañadientes casi para sentir el dolor o sentir lo malo que era”.

Las consecuencias por cumplir con esos pedidos la empujó a Heatherton a límites muy negativos, por eso reconoció: “Llegué a un punto en el que una noche llegué a casa después de hacer ejercicio y recuerdo que me quedé mirando la comida y pensé que tal vez debería dejar de comer”.

Ante la magnitud que alcanzó esta denuncia, un vocero de Victoria Secret’s justificó: “Hay un nuevo equipo que está plenamente comprometido con la transformación continua de la marca con un enfoque en la creación de un entorno inclusivo para nuestros asociados, clientes y socios para celebrar, elevar y defender a todas las mujeres”. Lo que sonó a escaso y sin sustento. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?