La extraña desaparición pública de Cameron Díaz, a siete años de su última película

La extraña desaparición pública de Cameron Díaz, a siete años de su última película

La mega figura de Hollywood tomó una drástica decisión para cambiar de vida.

MDZ Espectáculos

MDZ Espectáculos

Ícono total de Hollywood, de esas estrellas que encandilan con su sola presencia delante de la cámara e hipnotizan al público. Cameron Díaz no requiere presentación, porque su enorme carrera la define, esa trayectoria que la impulsó a todo el mundo.

La actriz protagonizó decenas de tanques, con los mejores actores y los directores más exitosos. Muchos de sus personajes trascendieron y se instalaron en el inconsciente colectivo con fuerza. No obstante, Cameron no brilla en la industria desde hace más de siete años.

Esa ausencia de las primeras planas despertaron las preguntas entre los fanáticos. Su última participación se remonta a 2014, un año en el que filmó tres películas: Annie, Sex tape y The Other Woman. ¿Los productores dejaron de elegirla?

La razón se remite a una decisión muy personal, a una necesidad que brotó de su interior y que la motorizó a distanciarse de esa pasión por la interpretación, pero que engloba motivos loables, que se vinculan con la búsqueda de objetivos personales.

El ritmo frenético de los sets, los eventos fastuosos, las recorridas por los medios de comunicación y la vidriera constante atentaron contra sus metas más íntimas. Por eso, Cameron explicó hace un tiempo: “Había muchas partes de mi vida que no estaba tocando y que no estaba manejando bien, como necesitaba. Es divertido actuar y me encanta. Si se presenta la oportunidad volveré, pero con otras condiciones. Hoy me vida está enfocada en otro lado”.

El sendero que Díaz anhelaba recorrer se entrelazaba con la maternidad, con construir una cotidianidad más hogareña. Por eso, en 2015 transitó por el altar con el músico Benjamín Madden, luego de siete años de noviazgo. Y el siguiente paso, el más buscado, se cristalizó en 2019, cuando se convirtió en madre de Raddix.

En las antípodas de un arrepentimiento, Cameron es feliz con este presente, con este modo de vivir, mucho más mundano y en el que interpreta un solo rol: el de madre.  “Ahora estoy aquí y esto es lo más satisfactorio que he hecho en mi vida. Tener una familia y estar casada y tener nuestro pequeño núcleo de familia”, confesó.

Claro que los fanáticos la extrañan, la opinión pública ansía disfrutar una vez más de sus capacidades actorales. Por el momento, el trabajo no se encuentra en su radar, dado que Cameron aseguró: “No tengo lo que se necesita para hacer una película. Toda mi energía está aquí, en mi familia”.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?