“Era un caos todo el tiempo”, confesó Dakota Johnson sobre el rodaje de Cincuenta sombras de Grey

“Era un caos todo el tiempo”, confesó Dakota Johnson sobre el rodaje de Cincuenta sombras de Grey

Al final de la filmación, la actriz quedó contenta con el resultado, pero durante los tiempos de rodaje padeció grabar ciertas escenas en las que el desacuerdo estaba a flor de piel.

MDZ Entretenimiento

MDZ Entretenimiento

Las adaptaciones al cine de novelas, sobre todo, de best sellers, resultan complicadas cuando al autor de la obra no le cierra el guion. Para llevar a cabo un buen trabajo es de suma importancia hablarlo previamente y pulir todas las posibles asperezas porque quienes terminan pagando los platos rotos son precisamente los que le dan vida a los personajes.

En 2015, la actriz tejana Dakota Johnson protagonizó la película Cincuenta sombras de Grey, adaptación del homónimo best seller de la autora británica E. L. James. Esta es la historia de Anastasia Steele, una estudiante de literatura que por azares del destino cruza caminos con Christian Grey, un enigmático hombre de negocios con quien termina entablando una relación sadomasoquista. A pesar de las críticas negativas, la cinta tuvo un enorme éxito taquillero y catapultó a Johnson a la fama. Sin embargo, la protagonista no estuvo exenta de transitar por un camino particularmente dificultoso.

En una reciente entrevista con Vanity Fair, la treintañera intérprete reflexionó profundamente en torno a la difícil experiencia de rodar aquel popular film erótico. Por ejemplo, contó que ella firmó con Universal Pictures “para hacer una versión muy diferente de la película que terminamos haciendo”. Semejante divergencia estuvo ligada a que el estudio concedió “mucho control creativo” a E.L. James (nacida Erika Mitchell), lo cual generó tensiones entre la escritora y el equipo de producción.

Cincuenta sombras de Grey.

“Siempre fue una batalla”, confesó Dakota Johnson, quien en aquel entonces tenía 23 años de edad. “Siempre. Cuando hice audición para esa película, leí un monólogo de Persona y pensé: ‘Oh, esto va a ser realmente especial’ […] Hubo muchos desacuerdos diferentes. Nunca he podido hablar de esto sinceramente, porque quieres promocionar una película de la manera correcta y estoy orgullosa de lo que finalmente hicimos. Todo resultó como se suponía, pero fue complicado”.

Una decisión extrema de la autora de Cincuenta sombras de Grey fue desechar el guion original, concebido por el nominado al Oscar Patrick Marber (Closer, Escándalo). Johnson explicó que aquélla consistió en una reacción iracunda a que Charlie Hunnam —actor originalmente contemplado para personificar a Christian Grey— renunciara al proyecto por problemas de agenda. Más tarde, Jamie Dornan entró como su relevo, y la actriz intentó, en complicidad con su coestrella y la directora Sam Taylor-Johnson, salvar fragmentos del guion de Marber.

“Hacíamos las tomas de la película que Erika quería hacer y luego hacíamos las tomas de la película que nosotros queríamos hacer», narró Johnson a Vanity Fair. “La noche previa, yo reescribía escenas con el diálogo original para poder agregar una línea aquí y allá. Era un caos todo el tiempo”.

Asimismo, ella opinó que la única escena que recuperaron íntegramente del guion de Patrick Marber (aquélla donde Anastasia y Christian describen su contrato sexual) “es la mejor escena de toda la película”. Después vinieron dos secuelas, Cincuenta sombras más oscuras (2017) y Cincuenta sombras liberadas (2018), con un director distinto, el neoyorquino James Foley, pero que igualmente presentaron varios retos al momento de la filmación, los que exigieron a Dakota Johnson y a Jamie Dornan saber cuándo poner límites.

“Hicimos las cosas más extrañas durante años y necesitábamos ser un equipo: ‘No vamos a hacer eso’ o ‘No puedes hacer ese ángulo de cámara'”, comentó la actriz. “Sam no volvió a dirigir después de la primera película. Como mujer, ella había aportado una perspectiva más suave. Pero James Foley pasó a dirigir y es un hombre interesante. Era diferente hacer esas cosas extrañas con un hombre detrás de la cámara. Simplemente una energía diferente”. Y agregó: “Hay cosas que todavía no puedo decir porque no quiero dañar la carrera de nadie y no quiero dañar la reputación de nadie, pero tanto a Jamie como a mí nos trataron muy bien. Erika es una mujer muy agradable, siempre fue amable conmigo y estoy agradecida de que quisiera que yo estuviera en esas películas”.

Cincuenta sombras de Grey.

Por otro lado, Johnson desmintió que hubiera sucedido una disputa entre ella y Cornan en algún punto del rodaje. Al parecer, la sana convivencia entre ambos intérpretes fue siempre una constante. “Nunca hubo un momento en que no nos lleváramos bien», aseguró. «Sé que es raro, pero él es como un hermano para mí. Lo amo tanto, tanto, tanto. Y estábamos realmente allí el uno para el otro. Teníamos que confiar realmente el uno en el otro y protegernos unos a otros”.

Por último, la actriz fue consultada sobre si se arrepiente de haber participado en la saga Cincuenta sombras, agregó: “No. No creo que sea una cuestión de arrepentimiento. Si hubiera sabido en ese momento que iba a ser así, no creo que nadie lo hubiera hecho. Habría sido como: ‘Oh, esto es psicótico’. Pero no, no me arrepiento […] Fue genial para nuestras carreras. Tan increíble. Tan afortunado. Pero raro. Demasiado raro”.

A Dakota Johnson la vimos por última vez en el drama psicológico La hija oscura y la comedia dramática Cha Cha Real Smooth, disponible en el catálogo de Apple TV Plus. Próximamente protagonizará Persuasión, la adaptación fílmica de la novela de Jane Austen.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?