Créditos UVA: por qué los deudores no piden la rebaja de la cuota

El sistema le permite a algunos de los beneficiarios la posibilidad de cambiar el plazo del crédito para poder bajar el monto de pago mensual. Sin embargo, hay algunos factores que hacen que la gente no esté haciendo uso de esa opción.

redacción mdz

créditos hipotecarios.

Publicada por La Voz del Interior

Unos 55 mil de los 110 mil beneficiarios de créditos hipotecarios en Unidad de Valor Adquisitivo (UVA) están en condiciones de poder pedir al banco una cláusula de emergencia para conseguir una reducción del valor de la cuota, extendiendo hasta 25% el plazo de devolución original. Sin embargo, son muy pocos los que están haciendo uso de esta opción y -a pesar de las complicaciones- están optando por pagar en las condiciones actuales.

Los que están autorizados son aquellos a los que la cuota les aumentó un 10% por encima del índice de salarios del Indec. En los últimos 6 meses la cuota aumentó un 27% y acumulan un 49,6% en los últimos doce meses, lo que se ha vuelto un dolor de cabeza para muchas familias.

Pero más allá de lo que cuesta pagar el crédito. Según datos de Clarín, hoy son contados los casos de personas que están optando por tomar ese beneficio. Uno de los motivos por los que la opción no termina de convencer a los deudores es que no logra una reducción muy notoria en la cuota en comparación con el aumento del plazo del crédito que puede significar, en algunos casos, pasar de 20 años a 25, o de 30 a 37 y medio.

Otro punto a considerar es que si se toma el beneficio hoy la cuota volverá a subir fuerte con una inflación anual que estaría por encima del 30% este año. Además, está la posibilidad de que los salarios vuelvan a perder frente a la inflación, tal como ocurrió el año pasado y que según las cifras oficiales indicaron que durante 2018 los sueldos registrados subieron 30,4% y las cuotas, un 46,8%: una brecha de 16,6 puntos.

Por ahora en los créditos que resultaría más beneficioso es en los que son por plazos menores a 10 años y que fueron otorgados por lo menos hace un año y medio. En ese tipo de crédito la reducción de la cuota puede llegar al 18%, mientras en el resto sería cercano al 11%. Con una inflación alta es posible que esa baja se pierda demasiado rápido.

Martín Tetaz, economista, dijo a Clarín que la extensión de plazo es una cláusula que está pensada, y debe considerarse, como "una válvula de escape" para cuando realmente no es posible pagar más la cuota. "Es una medida de última instancia para no perder la vivienda, estirando el plazo para obtener una cuota un poco más baja", opinó.

Ante este panorama, por ahora las familias con créditos UVA están haciendo esfuerzos para poder pagar y de ahí que la mora en este tipo de préstamos esté apenas en un 0,25%. Sin embargo, algunos grupos autoconvocados están pidiendo una ley y en el Congreso se trabaja en unos seis proyectos, pero todos tendrían la oposición del oficialismo ya que el Gobierno no quiere ninguna modificación en el sistema.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?