Las nuevas tecnologías, un impulso para el sector primario

Las nuevas tecnologías, un impulso para el sector primario

El principal valor que aporta la transformación digital en este sector tiene que ver con la obtención, el almacenamiento y el análisis de información.

Contenido externo

Las nuevas tecnologías se plantean como una herramienta a tener muy en cuenta para aumentar la productividad y la eficiencia, reducir los costes y aumentar la calidad en productos agrícolas y ganaderos. El principal valor que aporta la transformación digital en este sector tiene que ver con la obtención, el almacenamiento y el análisis de información procedente de fuentes muy diversas que nos ayudarán a extraer conclusiones más precisas y ajustadas sobre los sistemas y procesos que hayamos puesto en práctica con el fin de aportar mayor valor a los consumidores. El internet de las cosas (o IoT por sus siglas en inglés) se presenta como una forma concreta de lograr estos objetivos a través de la innovación.

Los sistemas inteligentes a los que abre la puerta el avance de la tecnología tienen un potencial muy importante a la hora de revolucionar la forma de hacer las cosas en el sector primario, favoreciendo la aparición de nuevos modelos productivos y de negocio, y aportando mayor dinamismo al contexto actual.

El IoT, en pocas palabras, se refiere a todos aquellos equipos y sistemas que, a través de los dispositivos especializados que tienen incorporados, están conectados a internet, permitiendo una conexión digital y una interconectividad en nuestros procesos y tareas cotidianas. Estos objetos conectados también pueden estar interrelacionados entre sí, creando una red de equipos inteligentes que puede ser de gran utilidad en diversidad de sistemas de producción y en la maquinaria agrícola y ganadera.

Las principales ventajas que ofrecen estas nuevas formas de trabajar repercuten en cuestiones clave como la automatización de procesos y la optimización de recursos. Esto permite tener un mayor control sobre los gastos, mejorar la eficiencia y ampliar la rentabilidad y el volumen de producción.

Pero no solo la mejora a nivel local, el acceso a este tipo de datos permite crear bases de datos compartidas, cruzar los datos de distintas explotaciones o incluso permitir que ingenieros de otros países tengan acceso a los datos en vivo mediante una red VPN.

Se trata de un auténtico cambio de paradigma que puede suponer un verdadero impulso para un sector que juega un papel fundamental en problemáticas tan importantes como el cambio climático, el éxodo rural o la pérdida de oficios relacionados con la vida en el campo.

Las formas de introducir estos innovadores sistemas en nuestros procesos de producción puede ser muy variada; desde la utilización de drones para el monitoreo de cultivos y rebaños, a la introducción de sensores que nos sirvan para medir y analizar todo tipo de parámetros relacionados con nuestras actividades (temperatura, humedad, calidad del aire, etc.), pasando por el uso de sistemas de posicionamiento global y balizamiento por satélite para ubicar personal, maquinaria, instalaciones, animales, etc. y trazar hojas de ruta, el apoyo de maquinaria inteligente (como tractores que no necesitan siquiera conductor si no que se configurar y trabajan de forma preestablecida), y mucho más. Además, están surgiendo cada vez más aplicaciones móviles especializadas en ayudarnos a ser más eficientes y productivos en estos campos. También son más y más las empresas dedicadas al ofrecimiento de este tipo de servicios desde diferentes enfoques y perspectivas.

La tecnología, en definitiva, se presenta como una gran aliada para multitud de tareas del sector primario. Si queremos estar a la vanguardia en innovación, sostenibilidad y eficiencia, no podemos pasarla por alto.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?