Plazo fijo: ¿cómo funciona?

Plazo fijo: ¿cómo funciona?

Sin dudas, la facilidad y la seguridad que brinda esta opción son las mayores ventajas que pueden encontrarse en este producto financiero.

Contenido externo

El plazo fijo es una de las inversiones más elegidas por los argentinos a la hora de buscar alternativas financieras para potenciar sus ahorros. ¿Por qué? Porque entre otros beneficios ofrecen la posibilidad de gestionarlos de manera 100% online, aumentando su popularidad histórica.

Son muchos los factores que llevan a los argentinos a volcarse por el plazo fijo por sobre otras alternativas de inversión. Sin dudas, la facilidad y la seguridad que brinda esta opción son las mayores ventajas que pueden encontrarse en este producto financiero.

Por eso es que hasta los inversores más novatos pueden tener un plazo fijo en su banco, cuando posiblemente no podrían acceder a otro tipo de inversiones por resultar mucho más complejas y, en algunos casos, más riesgosas también.

Qué es la tasa del plazo fijo

La tasa es un indicador clave para entender cómo funciona este tipo de inversiones. ya que es la variable que permite calcular el rendimiento del plazo fijo. Se trata de un porcentaje que se mide de manera anual, aunque el plazo elegido sea más corto.

Del mismo modo en el que las tasas cambian a lo largo del tiempo, también pueden presentar variaciones en los distintos bancos. Por ese motivo suele recomendarse investigar y comparar las tasas que ofrecen, ya que de ello dependerá la rentabilidad de la inversión.

En la actualidad, esa información puede conseguirse por Internet, a través de las páginas web oficiales de los bancos. Allí también suele encontrarse el detalle de las condiciones establecidas por las distintas instituciones: los plazos máximos y mínimos, los montos mínimos, y todo lo que es importante conocer a la hora de hacer un plazo fijo.

Ventajas del plazo fijo

Los plazos fijos brindan muchas ventajas con respecto a otro tipo de inversiones. La seguridad y facilidad de crearlos son, tal vez, las que más resaltan y que llevan a muchas personas a elegirlos por sobre otras alternativas para hacer crecer sus ahorros.

Los plazos fijos son, por sobre todas las cosas, inversiones seguras. Da cuenta de esta característica la posibilidad de conocer cuál será la ganancia de las operaciones, incluso desde antes de realizarlas.

Es posible calcular la ganancia de manera rápida y fácil utilizando el simulador de plazo fijo, que permite conocer cuánto dinero se obtendrá al cabo del plazo elegido por el cliente al momento de constituir la inversión.

Para poder utilizarlos, los simuladores de los bancos suelen requerir que se ingresen solamente dos datos básicos: el monto que se desea invertir y el plazo por el cual se desea dejar el dinero trabajando. Una vez ingresada esa información, automáticamente devolverá el monto que recibiría el cliente en caso de decidirse.

La buena noticia es que, por lo general, los bancos permiten que cualquier usuario, aún no siendo cliente, puedan utilizar los simuladores de plazo fijo.

Conocé las condiciones

Si bien, cada banco establece sus propias condiciones particulares a la hora de constituir un plazo fijo, lo cierto es que hay algunas que suelen ser iguales, o al menos similares en las distintas instituciones financieras.

Una de ellas es el plazo, que por lo general suele ser de un mínimo de 30 días. Es importante tener en cuenta que por el tiempo que se decida establecer el plazo de este tipo de inversiones, se deberá poder prescindir del dinero destinado a la misma.

El monto mínimo es la segunda condición que por lo general se repite en los bancos, y por lo general es de mil pesos. Al tratarse de una cantidad relativamente baja de dinero, este factor contribuye a que el plazo fijo sea una inversión accesible a un gran número de personas.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?