Argentina no le pagó al Club de París y empieza a mirar de reojo el default

Argentina no le pagó al Club de París y empieza a mirar de reojo el default

El Gobierno no pagó este lunes los US$ 2.485 millones que tenía pendiente tras siete años de la firma del acuerdo en 2014.

Redacción MDZ

Redacción MDZ

Argentina no cumplió este lunes con el pago de US$ 2.485 millones al Club de París, y comenzará oficialmente el tiempo de descuento para que el país ingrese, nuevamente, en default total con el organismo financiero.

Y como los acreedores nucleados en ese ámbito son la mayoría de los estados desarrollados, "el gobierno de Alberto Fernández comenzará el tiempo de descuento de 60 días para no caer en situación de impago con dinero que se le debe a gran parte de los países del G-7", según explicó el economista de MDZ, Carlos Burgueño

Las partes no quieren llegar a esa situación y buscarán una solución en los próximos 60 días, plazo que otorga el Club de París para cumplir con los vencimientos. Se trata de la aplicación de un "Puente de Tiempo" por dos meses, lapso en el cual Argentina tiene que avanzar en la apertura de sus fronteras macroeconómicas para una misión del FMI que llegaría al país en junio.

Sólo con la presencia de los técnicos del Fondo en el país fiscalizando las cuentas nacionales con las atribuciones que le otorga el artículo IV, el Club de París avalaría el "waiver" temporal.

"Los 60 días extras con que cuenta Argentina desde hoy (día del vencimiento), están dentro de la Carta de Intención, que en su momento se firmó con el Club de París y sólo puede ser alterada (y suspendida) si alguno de los acreedores fuertes que tiene el país en ese ámbito denuncia a la Argentina, reclama el pago y dicta directamente el default", explica Burgueño.

Esta estrategia era esperada porque el Poder Ejecutivo se recostó en las últimas semanas en su expectativa sobre la renegociación de plazos y tasas de interés con ese organismo, tal como lo vino haciendo con los principales países europeos miembros de ese consorcio, primero con la gira que encabezó Martín Guzmán y luego directamente por Alberto Fernández.

En los siete años de vigencia del acuerdo con el Club de París, Argentina pagó cerca de US$ 8.100 millones, aunque el flujo de pagos se interrumpió en 2019, luego del último pago realizado por el Gobierno de Mauricio Macri por casi USD 1.900 millones.

En ese 2014 en que se firmó el acuerdo, se realizó un primer pago de US$ 640 millones. Al año siguiente fue de US$ 682 millones. Ya bajo el mandato macrista, el Tesoro giró US$ 1.680 millones en 2016, US$ 1.380 millones en 2017, US$ 1.891 millones en 2018 y US$ 1.868 millones en 2019. Ese fue el último pago hecho por Argentina.

Desde ese momento el saldo pendiente -que también era de USD 1.900 millones- comenzó a actualizarse con una tasa de interés final de 9% anual.

"Suponen desde Buenos Aires que mientras Alberto Fernández, Martín Guzmán y el resto de los acreedores muestren buena fe y actitud negociadora para llegar a un acuerdo con el FMI y aceptar la misión, desde el Club ninguno de sus miembros se levantará de la mesa de discusiones", explica el economista. “Menos en pandemia”, especulan desde la Argentina. 

"Hay un dato a tener en cuenta. Los acreedores del Club de París, son los mismos que los miembros con mayor poder de voto que el board del FMI. Y mientras vean que hay conversaciones y espíritu de acuerdo no se declararía el default. Para esto, afirman desde la Casa Rosada y Hacienda, la clave será sostener un diálogo siempre constructivo y mantener a Georgieva y al director gerente para el Hemisferio Occidental, Alejandro Werner, entre los convencidos de la buena fe local", agrega Burgueño.

De sostenerse el saldo impago hasta julio, cualquier crédito, tanto público como privado, permanecerá cómodamente en los dos dígitos en dólares, un nivel impagable para la Argentina. Esto además del castigo diario que se sostiene de manera firme sobre los títulos públicos que ingresaron en el canje de deuda del año pasado.

La situación irregular que el país sostiene con el Club desde el viernes 5 de junio de 2020, es un caso inédito (por lo negativo) en la breve historia moderna del país con la entidad, y luego de haber dejado de pagar los compromisos en 2001 tras la declaración de default generalizado de Adolfo Rodríguez Saá del 22 de diciembre de ese año.

Más de la mitad de la deuda argentina al Club de París está concentrada en dos países: Alemania (37%) y Japón (22%). Más atrás le siguen Holanda (casi 8%), España (6,68%), Italia (6,29%) y Estados Unidos (6,28 por ciento).

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?