Riego agrícola: el Gobierno cubrirá los costos de financiación

Riego agrícola: el Gobierno cubrirá los costos de financiación

Así lo indica una resolución de la Secretaría de Servicios Públicos que hoy se publica en el Boletín Oficial. La medida apunta a evitar que el productor tenga que pagar facturas mucho más caras por el servicio, debido a que aumenta mucho el consumo eléctrico durante la cosecha. En su lugar, pagará un promedio de los últimos seis meses. El interés será cubierto con recursos del Fondo Compensador Eléctrico. Podrían beneficiarse unos 9.400 usuarios. 

La próxima cosecha ya es una preocupación para el Gobierno provincial. Por eso hoy, como adelantó este jueves MDZ ON line, verá la luz una resolución de Servicios Públicos que tiene como fin aliviar los costos del servicio eléctrico para los usuarios del riego agrícola.

Según los registros oficiales, el beneficio podrá será recibido por unos 9.400 productores, 6.400 empadronados y 3.000 que están fuera de padrón.

La presidente el Ente Provincial Regulador Eléctrico, Jimena Latorre, aclaró en ese sentido que el objetivo de la resolución 19 de la Secretaría de Servicios Públicos es “ampliar el universo de beneficiarios”, ya que buena parte de ellos ya recibe ayuda estatal. Pero muchos no, por la dimensión de sus campos u otros factores.

La resolución 19 habla de un “subsidio adicional y complementario a la tarifa de energía eléctrica” y precisa su carácter voluntario: será otorgado “a todos los usuarios que lo soliciten” y que cumplan una serie de requisitos. Entre ellos, no haber sufrido cortes de servicio ni tener deudas.

En este sentido, Latorre indicó que la ayuda “no es un subsidio directo” al usuario, si no que el Estado provincial cubrirá (por medio del Fondo Compensador Eléctrico) los costos de los intereses que tenga que pagarle el regante a la distribuidora por la financiación del servicio.

Ocurre que el riego agrícola tiene para el productor costos muy variables a lo largo del año: casi nulos en los meses de invierno y muy altos en los meses de pico estacional (desde febrero hasta abril).

El sistema generado por el Gobierno se denomina “estabilización” y consiste en que el usuario pague en la próxima factura un promedio de lo que gastó en los últimos seis meses. Como es una época de alto consumo eléctrico, ese promedio será inferior a lo que le correspondería pagar.

La financiación correrá por cuenta de la distribuidora y el Gobierno asumirá los intereses. “La distribuidora sabe que tiene que estabilizar la tarifa. Si eso le acarrea un gasto de financiación, se lo paga el Fondo Compensador”, explicó Latorre. Y agregó: “Esto se hace para evitar que el productor acuda a una financiación bancaria o que acumule los intereses que le puede cobrar la distribuidora”.

En el Gobierno temen que los productores empiecen con un efecto “arrastre” hasta no poder asumir sus compromisos. Las altas tasas de interés se suman al primer aumento tarifario que se aplicó a mediados de enero, y que fue, para los usuarios residenciales, de 26 por ciento en promedio.

Lo que subió en este caso fue el “costo abastecimiento”, que se regula a nivel nacional. Este valor subirá dos veces más (en mayo y agosto), en el orden del 5 y el 7 por ciento. A la par, las distribuidoras locales seguramente van a solicitar "ajustes por inflación".

Desde el EPRE indicaron en enero que el Gobierno provincial invertirá unos 600 millones de pesos para asumir la tarifa social, que fue eliminada a nivel nacional. Y ahora se concentra en los productores con una ayuda destinada a aliviar el impacto de los gastos e incrementos en la víspera de la cosecha.

El EPRE cree, además, que el sistema de estabilización del riego agrícola le permitirá al productor tener “orden y previsibilidad” en su economía.

Eso sí, Latorre aclaró, respecto de las distribuidoras eléctricas, que “el costo financiero lo van a tener que presentar cuando hagamos auditoría en agosto”. También afirmó: “Si no hubo impacto, no se va a pagar”.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?