Angelici tendrá una despedida acorde a su gestión

El presidente de Boca se va del cargo sin cumplir con sus principales promesas y con una serie de fracasos inimaginables. La gente nunca se identificó con él y será recordado como el peor presidente de la historia moderna. Acá, cinco hitos de una gestión para el olvido.

Avatar del Lucas Burgoa

Lucas Burgoa

Angelici picante contra los grandes

A fines de 2011 Daniel Angelici llegó a la presidencia de Boca Juniors desbancando nada menos que a Jorge Ameal, por entonces presidente en busca de la reelección, y lo hizo tras ganar las elecciones luego de una campaña que se basó principalmente en un eslogan que quedó para el recuerdo: "Que el socio tenga preparado el pasaporte que del resto nos ocupamos nosotros".

Tras ocho años de gestión, con una inexplicable reelección de por medio en 2015, el 8 de diciembre finalizará el mandato del Tano, y el punto que destaca siempre el oficialismo Xeneize es la economía del club, que arrastra varios años con superávit. Sin embargo, no parece ningún mérito extraordinario cerrar con saldo positivo los balances de un club que al finalizar la temporada habrá recibido más de 200 millones de pesos del reparto de la Superliga (televisación y sponsoreo), un número que apenas  representa el 9 por ciento de sus ingresos totales según un informe de la AFA, y con una masa societaria que supera los 200.000 abonados.

De manera que la gestión de Daniel Angelici, a dos meses de su finalización, será juzgada por los méritos futbolísticos, donde fracasó rotundamente mientras en la vereda de enfrente forjaron la etapa más exitosa de su historia, algo que continúan haciendo. En su último año al frente del club no sumó ningún título importante, por lo que la despedida del Tano será acorde a todo lo que (no) consiguió en Boca Juniors.

A continuación, cinco hitos en la gestión de Angelici por los cuales será recordado seguramente como el peor presidente de la historia moderna del club de la Ribera.

1. Deuda internacional y pocos títulos

Daniel Angelici asumió en Boca prometiendo volver a dominar a nivel continental, sin embargo en sus ocho años al mando el club no ganó ni un título internacional. En su primer mandato, de 2011 a 2015, Boca Juniors apenas consiguió un título local y dos de Copa Argentina, por lo que su reelección fue realmente sorpresiva. De 2015 a esta parte, en su segundo mandato, el Xeneize sumó dos títulos locales más y una Supercopa Argentina. En total, bajo la presidencia de Angelici, Boca disputó 33 campeonatos entre torneos locales, copas nacionales y copas internacionales, y apenas ganó seis.

Un panfleto de la campaña de Angelici en 2011.

__________________________________________

2. Desprecio por los ídolos

Si algo caracterizó a esta gestión fue un desprecio absoluto por los principales ídolos de la institución. Como caso emblemático vale mencionar el de Juan Román Riquelme, con quien el actual presidente ya había tenido diferencias en su etapa como tesorero del club. Daniel Angelici logró que el máximo ídolo de toda la historia del club, tres veces ganador de la Copa Libertadores y campeón del mundo con la azul y amarilla, decidiera retirarse con otra camiseta y en la B Nacional. Sin olvidar tampoco que Carlos Bianchi, en su tercera etapa como DT del club, fue echado y terminó yéndose por la puerta de atrás, algo que también le terminó sucediendo a otros dos multicampeones como Rodolfo Arruabarrena y Guillermo Barros Schelotto, con responsabilidades compartidas. Además, utilizó políticamente a Carlos Tevez desgastando de tal manera la figura del Apache que perdió su condición de ídolo indiscutido y hoy divide las aguas en el pueblo auriazul.

El máximo ídolo de la historia de Boca decidió retirarse en Argentinos Juniors.

__________________________________________

3. El episodio del gas pimienta

La suspensión del Superclásico de la vuelta de octavos de final de la Libertadores 2015 será recordada para siempre como uno de los papelones más grandes de la historia del fútbol mundial. La estupidez de un tipo que decidió agredir con gas pimienta a los jugadores de River en el entretiempo dejó expuestas las falencias de la seguridad de la Bombonera y las peores miserias de la dirigencia Xeneize, que en ningún momento se mostró solidaria con el gravísimo ataque sufrido por los futbolistas rivales. Dolido por aquella eliminación sin terminar de jugar el partido, Angelici continuó haciendo papelones el año pasado cuando, luego del ataque al micro en las inmediaciones del Monumental, intentó "cobrarse" aquella vieja deuda haciendo todo lo posible por descalificar a River de la Libertadores y consagrarse campeón en los escritorios, un acto de cobardía que humilló a los propios hinchas de Boca.

__________________________________________

4. Hacer negocios, la prioridad

A mediados de 2017 en una entrevista con Fox Sports, Daniel Angelici se mofó de los refuerzos que había sumado River Plate. Con tono altanero, superado, el Tano destacó el "buen promedio de edad" de jugadores como Javier Pinola, Enzo Pérez e Ignacio Scocco. Ese año Boca ni siquiera jugó la Libertadores mientras River llegó a semifinales. A principios de 2018 el Tano continuó con su cruzada y aseguró que no gastaría lo que gastó D’Onofrio en el pase de Lucas Pratto porque no tenía "poder de reventa". Finalizado ese año, esos cuatro futbolistas fueron jugadores clave en la histórica Libertadores que terminaría consagrando campeón al Millonario ganándole la final a los Xeneizes. Mientras de un lado se priorizó la gestión deportiva para quedar en la historia, en La Boca la prioridad número uno fue hacer negocios para mantener el superávit, Como dijo un periodista deportivo de Buenos Aires hace unos días en la televisión: "los hinchas no van al Obelisco a festejar los balances positivos".

__________________________________________

5. Paternidad absoluta de River

Cuando Angelici asumió la presidencia, Boca Juniors era el campeón vigente y River Plate estaba en la Primera B Nacional. El Xeneize ostentaba 18 copas internacionales y el Millonario apenas 5. Hoy, Boca mantiene ese número mientras que River llegó a 12, y aún podría finalizar el año con dos más si se hace con la Copa Libertadores y el Mundial de Clubes. Además, el club de Núñez forjó una paternidad sin precedentes en los cruces directos, sobre todo en los torneos continentales eliminándolo en semis de la Sudamericana 2014, en octavos de la Libertadores 2015 y en semis de la Libertadores 2019, sumando además la histórica final de la edición 2018 disputada en Madrid y, a principios del año pasado, el triunfo en la final de la Supercopa Argentina. En total, bajo el mando del Tano, se jugaron 23 Superclásicos oficiales, con 8 triunfos de River, 6 de Boca y 9 empates.

River volvió a eliminar a Boca de la Libertadores y Angelici se irá sin haber logrado un solo título internacional.

__________________________________________

Durante la primera década de los 2000 Boca Juniors logró convertirse en un club modelo a nivel mundial. Sin descuidar su economía ganó absolutamente todo lo que jugó y, al día de hoy, sigue siendo el último equipo en ganarle una final internacional al Real Madrid, el club más poderoso del mundo, tras el histórico triunfo en Tokio en la Copa Intercontinental 2000.

En pocos años, Angelici convirtió a aquella institución ejemplo en  el hazmerreír del planeta fútbol.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?